Press "Enter" to skip to content

Si solo tenemos dos caminos ¿Para qué queremos gobernantes?

Barataria

Esta semana apareció en los medios de comunicación el presidente Giammattei exponiendo que en Guatemala ante la crisis “solo tenemos dos caminos, o nos da (el coronavirus) o nos salvamos de que nos dé”. 

Esta declaración que fue objeto de comentarios, memes y otros señalamientos en las redes sociales y medios de comunicación, es en realidad una forma de exponer a la sociedad la ineficiencia del gobernante y de por sí las instituciones públicas.  Tenemos un gobierno que demandó un confinamiento cuando habían informes (manipulados o no) de 20, 30 o 40 contagios diarios; sin embargo cuando estamos teniendo actuales reportes (manipulados o no) de 700, 900 o más de 1000 contagios diarios quiere empezar a abrir el país. Me preguntó ¿Qué sentido tenía entonces?  ¿Qué caso tiene haber hecho el teatro cuando públicamente recibe una llamada (fingida por supuesto) en donde le avisan que hay un caso de contagio, el primero en el país y hace aspavientos lamentando muchas cosas? Qué caso había entonces de disponer muchas medidas aunque no las cumplió el sector económico privado evadiéndola, pero al final muchos si lo hicieron.

En realidad no se necesita ser un experto para comprender y ver que la crisis sanitaria causada por la COVID- 19 en Guatemala ha sido mal manejado por el señor Giammattei, como presidente de la República recae sobre él, como mandatario del país la responsabilidad grande de lo que hasta ahora ha sucedido en cuanto al manejo de la pandemia, sus decisiones y sus indecisiones caen sobre esta persona que siempre quiso ser presidente (cuatro intentos lo dicen todo) y que además recibió un país como todos sus antecesores, es decir con problemas que no vienen de la noche a la mañana.  El sistema sanitario está en crisis desde hace muchos años, sin embargo excusarse en esto es demostración de una inusitada irresponsabilidad dado que para esos fines se realizaron una serie de paquetes monetarios que el Congreso aprobó con gran celeridad y que entre otras cosas permitía atender a las familias necesitadas, reactivación económica y otros.  Visto ahora después de ya casi cuatro meses de confinamiento las familias guatemaltecas de escasos recursos continúan pasando verdaderas penas, además de que los otros fondos no llegan con celeridad a las personas para quienes se diseñaron.

El presidente Giammattei inició muy temprano su actuación en torno a la crisis sanitaria, ya para el 17 de Marzo de este año había decidido una serie de medidas que al parecer se veían muy prometedoras conteniendo la pandemia.  Se cerró los aeropuertos para todos los vuelos, se suspendieron clases a todos los niveles y también se suspendieron actividades laborales tanto en el sector público como privado.  Sin embargo así como empezaron a tomarse las medidas también se empezaron a hacer excepciones a la regla.  En efecto, no todas las actividades del sector público se suspendieron (para muestra un botón el Registro General de la Propiedad continuó laborando) y no todo el sector privado suspendió sus actividades (maquilas, call center y otras industrias nunca paralizaron). Pero el señor Giammattei continúo con sus apariciones dando mensajes confusos que lo único que producían es que cada guatemalteco decidiera que hacer, vaya manera de dirigir un país; por un lado prohibía toda la actividad comercial y por otro lado decía que sí le va a permitir a “Doña Chonita” abrir su negocio ¿Entonces en qué quedamos?  Estos mensajes confusos lo que producían era para muchos la oportunidad de abrir.  Lo cierto es que después de casi 4 meses de confinamiento a medias, estamos peor que como iniciamos la crisis y con un presidente desbocado que habla sin pensar y que dice cualquier estupidez cuando le rebasa la paciencia, porque un domingo sale diciendo que va a cerrar el país si llegamos a 500 contagios diarios y el martes sale preguntando: ¿Quién dijo semejante estupidez?

Sin duda alguna, la crisis que se tiene actualmente tiene nombre y apellido Alejandro Giammattei el presidente de la República, quien no tiene el mínimo sentido de lo que significa gobernar.  Un gobernante complaciente con el sector privado hasta el punto que nunca quiso perjudicarle y hasta el momento les ha protegido de tal suerte que así como no quiso cerrar completamente el país (cuando debió hacerlo, porque ahora por supuesto ya no se puede), vetó una norma que podría beneficiar a la población que pasa penas para pagar los servicios básicos, y posteriormente permite que la parte patronal pueda (ello sí, por supuesto) pagar por abonos el ansiado bono 14 que podría significar un paliativo para muchos trabajadores.  Pues no nos queda más que entender que este gobernante no es la persona que necesitamos, ya que encima de ello lo único que nos dice es lo que ya sabemos que la enfermedad pueda darnos o no, eso no es lo que necesita la población, sino son respuestas a sus necesidades, lo cual no vemos por ningún lado, con el sistema de salud en la que es más fácil que se destituyan ministros o viceministros que llevar insumos a los médicos o contratar personal entonces no podemos aspirar a nada más.

Las democracias serias o algunas como la nuestra, elegimos gobernantes precisamente porque en ellos confiamos los destinos de la nación y porque al elegir y concentrar el poder en una persona que además representa la unidad del país esperamos que a través del ejercicio del poder público pueda cumplir con la finalidad del Estado, es decir el bien común.  Pero si tenemos un gobernante que nos dice lo que ya sabemos y que en lugar de preocuparse por la situación crítica en que esta la salud publica con la amenaza de esta crisis sanitaria, y no se preocupa por la situación económica en que se encuentran muchos guatemaltecos que la están pasando muy mal, en realidad no necesitamos este tipo de personajes que ya han condenado a muchos guatemaltecos a sufrir una enfermedad y posiblemente la muerte por la misma porque según sus palabras “solo tenemos dos caminos que nos dé o que no nos dé la enfermedad”  Y el Gobierno, muy bien gracias… manejando muchos fondos de manera obscura, opaca y en medio de una crisis lo cual únicamente demuestra una realidad: que son un gran foco de saqueo, corrupción y latrocinio.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: