Press "Enter" to skip to content

Centroamérica: hacia una recuperación estable

Sueños…

Todo cambia

Las condiciones de vida de todos los seres del mundo cambiaron, simultáneamente. De repente, todo lo que conocíamos y sabíamos desapareció. El mundo se está transformando. Todos vamos a ser agentes del cambio. No sabemos sí para bien o para mal.

El sistema económico mercantil, producir para vender y acumular riquezas se agotó. La concentración de riquezas, señal del éxito personal y familiar ha provocado un desastre mundial. Las relaciones sociales de educación y salud, de vida familiar, están siendo removidas en todos los sentidos. El aislamiento obligatorio y deprimente, la falta de comunicación directa y fría y estática video-conferencia junto con las redes del móvil son la forma triste de trascender entre humanos. El deterioro de la naturaleza, el cambio climático y el auge de desastres naturales nos acompañan. Las instituciones nacionales e internacionales se desprestigian y pierden credibilidad para conducir a las masas humanas. Todo tiene que cambiar. El problema es sí el cambio será el resultado de avanzar hacia valores superiores o será un retroceso al feudalismo y la esclavitud.

Vamos a construir una nueva sociedad

En todo el mundo, a lo largo de los continentes de América van a nacer nuevas sociedades. Para que generen estabilidad social y económica, felicidad, paz, solidaridad a sus habitantes se requiere que se construyan con base a objetivos muy elevados en la escala humana.

¿Cuáles son los valores que tienen que ser la base de la reconstrucción de nuestras naciones?

  1. Promover un modelo de desarrollo basado en la protección y estabilidad de la naturaleza. En donde el humano reconozca una nueva declaración de derechos, no solamente humanos, sino también para el resto de animales y plantas del planeta.
  2. El nuevo modelo de desarrollo, sí queremos sobrevivir, tiene que basarse en cuatro ejes: protección de la naturaleza, inversión centrada en educación y salud del 100% de la población, economía de subsistencia, democracia amplia en la conducción del Estado.
  3. En lo económico, el humano tiene que producir basado en las nuevas tecnologías, asegurando ingresos inmediatos a toda la población, participante o no en los procesos productivos, asignando responsabilidades de engendrar valores en las nuevas generaciones.
  4. Se tiene que garantizar una educación global obligatoria, libre, gratuita para todos los segmentos de la población. Tienen que desaparecer los proyectos de exámenes de discriminación que ahondan las desigualdades, así como la educación privada que solamente genera utilidades para pequeños grupos de concentradores de riqueza.
  5. Hay que fortalecer un proyecto de fortalecimiento del sistema democrático, de elecciones libres, pluralistas, con disolución de los ejércitos, y uso de los recursos en gasto de políticas sociales y ambientales.
  6. Se tiene que garantizar sociedades equitativas y solidarias, en donde hombres y mujeres, puedan ejercer la democracia, progresar socialmente, proteger el ambiente, respetar la vida en todas sus dimensiones, elevar su bagaje cultural.
  7. Avanzar hacia indicadores sociales, ambientales, económicos y políticos avanzados.
  8. Combinar en condiciones de igualdad un Estado democrático popular, que enfrente las presiones de grupos corporativos que buscan tajadas de poder y riqueza.
  9. En el nuevo mundo, las discrepancias ideológicas, religiosas, culturales, étnicas, tiene que resolverse en forma pacífica, constructiva y de convivencia.

Sin embargo, en el universo nada permanece constante, todo cambia, todo se transforma. Se cumplen las palabras de Marx: “La burguesía ha revelado que la brutal manifestación de fuerza en la Edad Media, tan admirada por la reacción, tenía su complemento natural en la más relajada holgazanería. Ha sido ella la primera en demostrar lo que puede realizar la actividad humana.”

“La burguesía no puede existir sino a condición de revolucionar incesantemente los instrumentos de producción y, por consiguiente, las relaciones de producción, y con ello todas las relaciones sociales. Una revolución continua en la producción, una incesante conmoción de todas las condiciones sociales, una inquietud y un movimiento constantes distinguen la época burguesa de todas las anteriores. Todas las relaciones estancadas y enmohecidas, con su cortejo de creencias y de ideas veneradas durante siglos, quedan rotas; las nuevas se hacen añejas antes de llegar a osificarse. Todo lo estamental y estancado se esfuma; todo lo sagrado es profanado, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas.”

El mundo está cambiando, de todos nosotros depende de que el cambio sea para reconstruir las relaciones sociales que permitan la paz, la unidad, el bienestar, la solidaridad entre los seres humanos, y de la sociedad con la naturaleza. No hay nada que perder, excepto el egoísmo.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: