“Hay que hacer el bien porque es bueno hacer el bien”

Más allá de la pandemia del COVID-19, lo que nos tiene realmente de rodillas es la corrupción y el desprecio por la vida, esta es la verdadera tragedia de nuestra era.