Nuestras continuas malas prácticas

La obsesión por un estilo de vida consumista nos ha devorado el corazón.