Press "Enter" to skip to content

Reloj detén tu camino, mira que la patria se acaba

Mirilla Indiscreta

Son las auténticas redes sociales, el último reducto que le queda a la población para crear y generar los mecanismos de defensa, que el sistema institucional le arrebata para evitar una toma de conciencia colectiva.

Es evidente que igual que en todas las guerras, y ahora estamos en una planetaria, fuera de nuestro control, la opinión pública ha sido fundamental para justificarla.

Por esa razón estratégica, actualmente existen dos mecanismos eficaces para deformar la Opinión Pública, en el mundo cibernético contemporáneo:

Los “Net Centers” como asociaciones fantasmas de internautas pagados para atacar las opiniones formuladas por los ciudadanos y que sean contrarias a las consignas que defienden haciéndolas aparentar como masivas.

Y la aplanadora mediática que lograron, creando y contratando a los medios tradicionales de comunicación social nacionales e internacionales, que se transformaron en objetivo indispensable para los globalistas, en su pretensión de establecer el gobierno mundial de las multinacionales.

Frente a esos dos cánceres de la libertad, el pueblo debe defenderse.

Y un mecanismo de defensa ciudadana, es tener la capacidad de diferenciar la “Opinión Pública” que es un sentimiento colectivo que recoge el “Estado de Ánimo de la Población” de la falseada “Opinión Publicada” que fabrican por contrato los medios tradicionales de prensa, radio y televisión para confundir y dividir a la población.

La uniformidad que exhiben las noticias y opiniones de esos instrumentos de deformación y traición ciudadana, son la mejor prueba que reciben consigna y cobran para anular o dividir el sentir popular.

La sensación de poder o debilidad se fabrica para estimular el oportunismo y cobardía, natural en los pobres de espíritu, que se corren de un lugar a otro, producto de esa manipulación.

¿Creen ustedes que la Corte de Constitucionalidad, se atrevería a violar nuestra constitución cínica y descaradamente, si no tuviera la complicidad de todo ese aparato creado para destruir al Estado Guatemalteco y transformarlo en presa indefensa de quienes ya tienen el control de la mayoría de los supuestos Organismos del Estado en la agonizante República de Guatemala?

¿Creen ustedes que algunos jueces se atreverían a tomar decisiones que entrañan incluso asesinatos o por lo menos homicidios culposos y otros delitos consecuencia de resoluciones ilegales, si no estuvieran amparados por ese aparato de corrupción y terror institucionalizado?

¿cómo se puede negar arresto domiciliario a presos políticos y de conciencia y otorgárselo, por ejemplo, al testaferro, casi menor de edad, que entre otras fechorías hizo posible la compra fraudulenta de un mamotreto de edificio para el Ministerio Público?

¡El desprecio por la ley, se transformó en salvoconducto para los operadores internacionales y locales del “nuevo orden mundial” que traducido a nivel de los países sin identidad ni soberanía denominan “La nueva normalidad”… de los esclavos!

Pero ese cerco, en torno al pueblo de Guatemala, se oxida y amenaza con romperse…  ¡Es cuestión de tiempo!

¡Y el colmo! Como preludio a una eventual declaración de territorios autónomos del Estado de Guatemala, que tiene como antecedente histórico, la creación del Sexto Estado de los altos, fundado, posterior a la independencia, como anexo a la Federación Centroamericana en 1938 y cuya capital era la bella ciudad de Quetzaltenango, se provoca el exabrupto presidencial.

Aquella vieja riña entre liberales y conservadores, podría transformarse en una realidad actual, aunque esencialmente distinta, como aspiración étnica más que política, surgiendo una llamada “Guatemaya” que incluiría aquellos Estados del Sur de la República mexicana, creando una nueva realidad geoetno-política.

La desafortunada actuación de don Alejandro hizo cerrar filas en torno al liderazgo ancestral, declarándolo non grato, por primera vez en la historia, ante una población que se mantiene en guardia, reivindicando lo que considera sus derechos históricos, haciendo inviable su liderazgo institucional y moral, en gran parte del territorio nacional.

Ya en 1882 mediante un tratado deleznable, Guatemala renunció a sus posesiones de Chiapas y Soconusco.

Perdimos Belice y por poco Petén, Departamento nuestro, que pretendía México, simultáneamente que Inglaterra transformaba un permiso español para explotar árboles, para evitar que los corsarios ingleses les robaran el oro en el caribe, en título colonial para sustraerle a Guatemala su legítima posesión del territorio cedido por España, como consecuencia de la independencia en 1821.

El Petén, ahora en disputa por el crimen organizado transnacional, que puja por eliminar la custodia científica y prometedora del Doctor Richard Hansen.

De protector y auspiciador del inmenso patrimonio cultural que descubrió y transformó en tema mundial, hoy en infame ingratitud, se le pretende arrebatar esa calidad, para transformar nuestro querido Petén, en territorio de nadie.

En el altiplano, a don Alejandro se le olvidó que LA ALTANERÍA FUNDADA EN EL PODER, ES UN ESPEJISMO QUE CONFUNDE Y OBLIGA A QUE EL PODER SE FUGUE DE LAS MANOS, PORQUE ETERNO COMO ES, NO SE ASOCIA POR MUCHO TIEMPO CON LA ESTUPIDEZ.

La anarquía sentó sus reales, la República agoniza, los medios contratados para confundir y dividir están perdiendo la batalla contra la verdadera opinión pública ciudadana, que ya no tolera la mentira e ingobernabilidad.

El reloj está a punto de dejar de marcar un tiempo sin futuro.

Veremos si hace eco al lamento del compositor Roberto Cantoral cuando le suplicaba

“RELOJ DETEN TU CAMINO, MIRA QUE EL TIEMPO SE ACABA” …Y YO LE AGREGARÍA… MIRA QUE LA PATRIA SE VA PARA SIEMPRE… Y SIN SU AMOR NO SOY NADA.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: