Press "Enter" to skip to content

A mi manera

Editado Para La Historia

Todos creemos que la canción “My Way”, conocida en español por “A mi manera”, es de Paul Anka. Falso.

Europa acababa de pasar una cruenta guerra. No solo hubo las irrecuperables pérdidas humanas, sino que también los países estaban destruidos y las economías por el piso. Se necesitaba un poco de glamour. Fue lo que vino a aportar a partir de 1955 el Festival Internacional de la Canción Eurovisión, que existe hasta nuestros días. El concurso del año 1965 tuvo lugar en Nápoles. La cantante francesa France Gall, con tan solo 17 años, representaba a Luxemburgo con la canción “Poupée de cire, poupée de son”. Cuando se mencionó su nombre como ganadora del festival, la joven corrió al primer teléfono que encontró a llamar a su amor que había quedado en París. Él secamente le dijo: -Ganaste el festival, pero me perdiste a mí, y le tiró el teléfono en su nariz. Cruel ¿verdad?

Quién así actuó fue Claude François, de quien quiero hablarles hoy. Todos creemos que la canción “My Way”, conocida en español por “A mi manera”, es de Paul Anka. Falso. La canción fue compuesta en el año 1967 y su música era del compositor Gilles Thibaut. Gilles había presentado la canción a Dalida quien la rechazó porque no le gustó. Luego se la presentó a su amigo Claude François, quien tampoco la aceptó. Después vino la ruptura de Claude François con France Gall. La pobre chica tenía su dignidad y si bien perdonó el desaire del día de su gloria en Nápoles, no perdonó el resto de los desaires que siguieron. Dolido por la ruptura, Claude François escribió sobre el mantel de papel de un restaurante la letra para una canción. Habla de la rutina que se puede crear en una relación de pareja. Un día, alrededor de la piscina de su casa, le presentó la letra a su amigo Gilles Thibaut y resulta que la letra encajaba perfectamente con la melodía que ya Claude François había rechazado.

Claude François era un cantante de origen francés e italiano nacido en Egipto. Antes de la llegada del nacionalista Nasser a la presidencia de Egipto, este país era un verdadero hervidero de extranjeros: ingleses, franceses, italianos y muchos más. El padre de Claude François era uno de los altos empleados del Canal de Suez que habían construido los franceses y que también administraban. Con la nacionalización del Canal de Suez, la familia de Claude François tuvo solo 48 horas para abandonar Egipto, llevando tan solo lo que llevaban puesto. Contaba Claude François que su madre había tenido incluso que dejar hasta su anillo de compromiso. Este mismo escenario vivirían pocos años más tarde los cubanos que salían de Cuba. La familia de Claude François se instaló en Mónaco y el padre, ante la pérdida de su estatuto económico, se dedicó al alcohol.

Claude François tuvo que dedicarse a mantener a la familia y qué mejor que cantar, que era lo que sabía hacer. Empezó en uno de los casinos de Montecarlo, donde conoció a una corista inglesa con quien se casó y que fue su única esposa. También fue su única trigueña. Se fueron a vivir a París y allí ella lo abandonó por el cantante de moda en aquella época, el Señor 1000 voltios, Gilbert Bécaud. Poco a poco fue abriéndose camino en el mundo de la música. Era un artista extremadamente meticuloso, exigente, preciosista, amable con sus fans y sus empleados, pero podía tener su lado cruel. Los padres de familia veían con buen ojo a este joven bien vestido y elegante, diferente a los cantantes de moda de la época.

En un viaje que hizo Paul Anka a París escuchó en la televisión la canción “À ma manière” (A mi manera) que es el nombre en francés de la canción que nos ocupa. Paul Anka compró los derechos para ponerle letra en inglés a la melodía y para ello se inspiró en la vida de Frank Sinatra. La letra habla de la retrospectiva que hace un hombre ya maduro, con grandes experiencias, sobre los hechos importantes de su vida. De inmediato la canción tuvo gran éxito en inglés en la voz de Frank Sinatra, pero fue la versión de Elvis Presley la que le dio el empujón y la fama que le conocemos hoy. A partir de ese momento todo mundo cantaba “Muy Way”. En estos momentos existen 2731 diferentes versiones. La han interpretado cantantes en todos los idiomas posibles, en todos los estilos y en todas las corrientes. No pasa un minuto en el planeta en que, en algún espectáculo, estación de radio o televisión no se esté interpretando “My way”. Es la canción francesa que más fondos recopila como derechos de autor calculándose en un millón de euros anuales.

Claude François fue un hombre de muchas mujeres y un empresario muy emprendedor. No solo tenía su carrera como cantante y compositor, sino que también tenía una editorial que editaba una revista dedicada a los jóvenes, otra que quería hacerle competencia a Playboy, tenía su propio perfume y creó una empresa de modelaje. Él era delgado, pequeño, de un rubio intenso y no muy guapo. Adoraba las mujeres hermosas, jóvenes, rubias y de ojos claros, incluso menores de edad, entre sus mujeres hubo varias modelos.

Murió el 11 de marzo de 1978. Estaba retrasado para una cita que tenía para un programa de televisión, pasó a la ducha para vestirse y llegar pronto a los estudios donde ya lo esperaban. En el baño había una lámpara que estaba de medio lado y él, desnudo y con los pies dentro de la bañera, maniático que era del orden y la limpieza, quiso enderezar la lámpara. Murió electrocutado. Dos días antes había pasado el electricista a hacer toda una serie de arreglos de electricidad y no había estado en el baño donde hubiera reparado la lámpara en cuestión porque, para llegar al baño, el electricista tenía que pasar por el dormitorio de Claude François y su novia de turno no quiso perturbar su sueño.

Han pasado ya 40 años de la muerte de Claude François y sus fans aún lo lloran y añoran.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: