¿y si la vida te pide una pausa?

Justamente a casi seis meses de iniciado el confinamiento, siento la necesidad de desconectarme.