Press "Enter" to skip to content

No me ayudes “compadre”

Políticamente Incorrecta

He dicho claramente que como ciudadana jamás podré apoyar un rompimiento al orden constitucional y al estado de derecho.

En las últimas semanas han circulado en todas las redes sociales una serie de chismes, comentarios, “análisis” y predicciones astrológicas diciendo que el presidente Alejandro Giammattei y el vicepresidente Guillermo Castillo “están peleando” y que hay toda una trama para “bajarse al presidente” que suba Castillo de presidente y nombren vice a alguno de los múltiples chairos que salivan por la guayaba. Guatemala es conocida como Guatebolas. Si esto es verdad o no, sólo ellos y sus patrocinadores lo saben.  Todo lo demás, son puras especulaciones.

La izquierda rápido se subió al barco a aplaudirle al vicepresidente Castillo, cómo diciendo “es uno de los nuestros” para que la mal llamada derecha (porque aquí es 75% mercantilismo y 15% fundamentada ideológicamente), le lance rayos y centellas al vice. Hace un mes, muchos de esa derecha aplaudían al vice pensando que “era de derecha”, por algunas cosas que dijo sobre la necesidad de tener mayor eficiencia de la tramitología burocrática y otros factores.

La realidad es que tanto el presidente Giammattei como el vice han hecho y dicho cosas que parecieran dar una de cal y una de arena. A ratos dicen y hacen cosas que parecen pro libre mercado etc, y a ratos dicen y hacen cosas pro socialismo, globalismo, dictatoriales y progres. Han consentido y prolongado cosas que debieron exterminar en enero.

Para muestra, el vice con la Embajada de Alemania, que insiste en volver a Guatemala una nación progres globalista. A esos alemancitos se les olvida que no han logrado arreglar su país y vienen a fastidiarnos a nosotros para imponernos una fórmula que ni a ellos les funciona. Y si no, que expliquen por qué el nacionalismo alemán está resurgiendo con fuerza y cada elección cobra más escaños en Alemania. O sea, nos ven cara de p…jos.  En un país donde el gobierno no respeta y no defiende la propiedad privada, que es un derecho humano, contemplado en la Constitución, hablar de atraer inversión no es más que política barata, burda demagogia. Nadie en su sano juicio querrá invertir en un país donde su inversión pueda ser tirada a la basura en cualquier momento. 

Bajo las narices de todos, Otto Pérez Molina cedió el manejo del plan de donación de alimentos en la zona del Polochic a nada menos que el CUC, grupo terrorista indigenista que apoya al MLP que no ganó ni en el altiplano. Víctor Hugo Godoy era el director de COPREDEH, delegado como representante del Estado ante la nefasta CIDH.  Fue un arreglo político para tener contento a Daniel Pascual Hernández, que debiera estar en prisión preventiva ad eternum, sale en sus redes echándose los laureles de “haber distribuido alimento” que le llegó en camiones del MAGA (Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación).  Ese ministerio únicamente sirve para estimular la corrupción, a las pruebas me remito.  La realidad es que esos programas son obligaciones contraídas por el gobierno con la CIDH, nada que ver con Pasqual y sus secuaces.  ¿Cuándo tendremos un gobierno que ponga a Guatemala por encima de todo y se salga de entes nefastos como la CIDH?  Al paso que vamos, jamás.

Esas ayudas se distribuyen en tierras invadidas al antiguo Ingenio Chabil Utzaj, que al abandonar Guatemala gracias a estos nefastos guatemaltecos, eliminó más de 3 MIL empleos. O sea, más de 3 Mil familias se quedaron sin sustento gracias al CUC sólo allí, a pesar de ser una de las zonas más pobres del país.  Es así que el CUC y Pasqual saludan con sombrero ajeno ganando adeptos por su magnanimidad y babosearse a los indígenas que los apoyan creyendo que es un gran logro del CUC.  En dos platos, el gobierno actual, como los anteriores, sigue financiando las operaciones terroristas del CUC.  El ex presidente Morales tampoco hizo nada.  Cómo si el CUC y Pasqual fueran honorables y respetaran un “pacto de caballeros”…

O sea, el gobierno abiertamente apoya a quienes invaden tierras, roban energía eléctrica, destruyen propiedad privada, ahuyentan la inversión extranjera. Ah, pero el vice salió diciendo en Canal Antigua que quieren atraer inversión extranjera… No sé a usted, pero a mi me parece que entre el dicho y el hecho hay un enorme trecho.  Y luego nos preguntamos porqué el país no tiene credibilidad con los inversionistas.  No todo es nada más corrupción, también la estupidez, la miopía, la avaricia, la cobardía y la falta de visión de país juega un papel en este desmadre.  Eso nos pasa por tener políticos en el alto mando.  Todos los políticos actuales tienen algún grado de dosis políticamente correcta. Quisiera ver a alguien con h…s que no le tiemble la mano para mandarlos al cuerno. 

Ya sabemos que desde hace 3 años el narco volvió a Guatemala nuevamente en un Estado productor de cocaína. Bajo las narices y con la bendición de Iván Velasquez, Thelma Aldana, Feci, Sandoval y Cicig, que prácticamente prohibieron al Ejército hacer su trabajo en esa zona, al gobierno del ex presidente Morales imponer la autoridad en la zona, porque “el ejército es un violador de los derechos humanos de los pueblos indígenas”. Excelente excusa para que los “líderes” indígenas (muchos de ellos ladinos) reciban buena paga del narco por impedir nuevos emprendimientos e inversión en la zona, y ahuyentar a los que ya invirtieron.  Los detractores de los palmeros, de las minas, de las hidroeléctricas dicen que “pagan sueldos de miseria”.  Si así fuera, los trabajadores no se enfrentarían como lo han hecho a los angelitos invasores de tierras para defender sus fuentes de empleo.  Ah, pero las carreteras en excelente estado si les gustan a los terroristas defensores del narcotráfico.  Pilas estos. Eliminan fuentes de empleo para que sea el narco el que de empleo y las ONGs tipo CUC las que salgan como “los grandes defensores del pueblo”.

Muy progresistas los progres. Los Alemanes, con sus ONGs y su Embajada, se hacen los ciegos (les vale canción) lo de la droga. Ellos sólo quieren que los grupos indígenas bien armados expulsen a los terratenientes oligarcas (para usar su mismo lenguaje), de la zona. Ah, pero les parece magnífico que esos “oligarcas” (empresarios) hayan asfaltado las carreteras, les den mantenimiento, hayan metido luz y agua potable. Eso, no les importa. Porque según esas cabezas de chorlito, resentidos y repletos de telarañas, carreteras, luz y agua potable son algo malo para las comunidades.

En lo personal, he dicho claramente que como ciudadana jamás podré apoyar un rompimiento al orden constitucional y al estado de derecho. Giammattei debe entregar en 4 años, a un nuevo gobierno que (se vale soñar) elijamos libremente en un sufragio limpio y sin interferencia alguna (gracias a Dios ya no tendremos Embajador de izquierda). Sólo Dios y ellos sabrán si Giammattei y Castillo tienen una base ideológica, principios claros, pero los pusimos ahí y hay que sostenerlos.

Así que me uno a los pocos que defendemos al gobierno, con todo y sus sendas metidas de pata, pero espero el presidente y el vicepresidente entiendan que no deberían hacer cosas como la del CUC o de la agenda alemana en Guatemala, porque se la ponen a uno difícil para seguirlos defendiendo.  Hay que serlo y aparentarlo… Ya tienen la antipatía en el Altiplano, ¿quieren más?

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: