Press "Enter" to skip to content

Una charla con Buda: Hablemos de arte y cultura

Ventana Cultural

YO:¿Qué papel juega el arte en el budismo?

Luego de darle un sorbo a su café, aunque él hubiera preferido te, pero el café le supo muy bien. Teníamos muchas horas de estar charlando, se volvió bastante amena la conversación. La realidad, me atrevo a decir, que me imaginaba a Buda un tanto serio, pero no fue así, entre cada lección que me daba, había un intercambio de comentarios, a veces fuera de lugar para distraer un poco la mente de lo que estábamos hablando, como queriendo romper el hielo de las veces que me sentía incómoda cerca de él. Pidió un postre, un pastel de higos para acompañar su bebida. Estaba como absorto ante mi pregunta, pero sin despegar la vista de su bebida y de su rebanada de pastel, habló con una sonrisa en los labios.

BUDA: ¿Te acuerdas de lo que hablábamos de la disciplina? Una de las partes que tenemos que disciplinar son las emociones, y una buena manera de hacerlo es a través de las artes, utilizando una de sus ramas como conductor.

El arte en oriente es completamente fresco – dijo con un tono de nostalgia – recuerdo que cuando estaba con los ascetas, hacíamos pinturas para olvidarnos del hambre y la sed, cuando la verdad, era solo un modo de escape hacia la verdadera realización, había llegado a los extremos.

La creación artística procede en este caso de una comunicación íntima con los elementos y las estaciones. Y solo puede nacer del desapego del artista a sí mismo y de su percepción de las estructuras ocultas del mundo que le rodea, ya que su misión es revelar la armonía secreta de las cosas y la presencia invisible que la sostienen. De esta manera, cada ser se encuentra en su sitio justo, sin noción de privilegio, tanto el animal como el vegetal, la montaña, la nube, el espacio y el hombre, todos con la misma dignidad ya que su origen es el mismo. Una tal concepción del arte resalta sobre todo la espontaneidad. Tanto la pintura como la caligrafía budista tradicional y la Zen deben surgir de un solo trazo, y no puede ser retocada o arreglada. Y sin embargo, esta espontaneidad sólo se obtiene a través de una larga práctica y de una larga y paciente maduración interior.

Para darte un ejemplo, ¿has visto los mandalas o has pintado alguno? Por un lado está bien que lo hagas, porque el mandala como tal, es una representación pictórica de la cosmogonía hindú y en parte a la cosmogonía interna del ser humano, que es lo que tratamos de enseñar. Para poder crear uno, el hombre (mira que hablo en general) tiene que desprenderse de sí mismo, de sus preocupaciones, sus frustraciones, todo aquello que no lo deja desarrollarse de manera eficaz.

YO: Maestro, tengo bien corto el tiempo, pero para concluir, creo que me puede explicar esto englobando la educación y las artes en unas pocas palabras.

BUDA: Claro, yo te lo explico. Empecemos: la educación es sacar de cada ser humano lo bueno para ponerlo al servicio de otros. Las artes son el medio que tienen para combatir la resistencia, esa que se da para realizar las cosas que se ambicionan, todo aquello que se resiste.

Ahora, te hablaba de los mandalas, este viene siendo un mantram gráfico, una forma de controlar los pensamientos desbocados que tenemos. (Ojo, dije tenemos porque yo me incluyo, recuerda que yo también soy un ser humano, y empecé cometiendo muchos errores) el arte dentro del budismo – que ustedes así le llaman- es algo sagrado, algo que te eleva hacia lo divino.

Pero, eso es comparable con la educación, esta como tal, busca sacar lo mejor del ser humano para darlo al mundo, el arte, y específicamente el budista busca controlar y callar las voces que se tienen adentro, no puede haber educación sin arte, porque no puedes crear algo sin tener pilares sólidos.

La disciplina lo rige todo, está en todo lo que haces, en todo lo que eres, no hay educación sin disciplina, no hay arte sin disciplina, no hay moral sin disciplina.

YO: Bueno, concluyendo lo que me ha dicho, maestro, quiero ver si entendí todo lo que me dijo: el zen es una rama del budismo como tal, se tienen por respiraciones y relajaciones que hacen que las preguntas que uno tenga consiga respuestas. La educación budista fue el mejor sistema educativo que se haya creado, ya que, por ser una corriente filosófica, ya que no quiero tomar la palabra religión, porque me aclaró de mil maneras que usted no vino a fundar una religión, cosa que sería un absurdo si lo hubiera dicho, lo tomarían como loco. El sistema educativo que tenemos es uno de los más obsoletos que hay, y realmente hay mucho por hacer, porque hay métodos que toman en cuenta la formación filosófica, pero son muy pocos esos centros que ven al ser humano como un todo y no como un cuenco vacío que hay que llenar de información. La educación va de la mano del arte, no puede haber educación sin arte, sin aquello que nos conecta al mundo espiritual. Por último y no menos importante, mencionó la base de su doctrina: las cuatro nobles verdades: la existencia del dolor, las causas del dolor, medios para quitar el dolor y el noble óctuple sendero.

Realmente no me esperaba que me hablara de todo esto, hay mucho por lo que asimilar y pensar. Realmente podemos decir que la pedagogía que ellos utilizan es mucho mejor que lo que creíamos, lástima que no se conoce bien todo esto. El resto de la velada estuvimos platicando de otros temas que ya les contaré más adelante.

Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor: