El reto

Cuando en el atrio del altar de la patria se comercian baratijas, placeres exóticos, dignidades y reputaciones, se encarcela y tortura al justo y se libera al ladrón, procede emular, como un reto sagrado, a quien los expulsó del templo.