Press "Enter" to skip to content

La pirámide del Louvre

Editado Para La Historia

Algunos monumentos internacionalmente reconocidos y apreciados por todos han tenido un nacimiento muy escandaloso.

Ejemplo de esto fue la Torre Eiffel, que en el momento de su construcción creó enormes polémicas y grandes personajes de la época, entre ellos el escritor Emile Zola, escribieron enfáticamente contra ella. Otro ejemplo notable de este fenómeno es el de la Pirámide del Louvre.

Sabemos que el Louvre es el más importante museo del mundo y está instalado en una serie de edificios que tienen ya más de 800 años. No digo que los edificios que vemos hoy en día datan de 1200, sino que durante todos estos siglos han sido agrandados, enriquecidos y modificados, una y otra vez, por los diferentes reyes, emperadores y presidentes de Francia. Es en 1789 que se abren al público las colecciones reales de pintura y escultura, aunque solo en algunos salones. El resto del palacio seguía siendo de utilidad para funciones del Estado, de alguna u otra forma.

En 1980 llega a la presidencia de Francia François Mitterrand, de tendencia socialista. Había miedo de que Francia basculara al campo de los soviéticos y entre una buena parte de la población el rechazo hacia este presidente fue grande. La historia demostró que estaban equivocados. Llegó con la idea de hacer toda una serie de grandes trabajos en el país. Uno de ellos era convertir el Museo del Louvre en el mejor acondicionado, más moderno y mejor preparado para recibir grandes cantidades de visitantes. Quería la creación de lo que se llamó el Grand Louvre.

Una de las alas del Palacio, conocida como ala Richelieu y colindante a la Rue de Rivoli, era ocupada por el Ministerio de Finanzas. A este ministerio se le construyó una nueva y hermosa sede, a mitad sobre el Sena, y se acondicionó esta ala para sacar de las bodegas del museo muchos cuadros que no podían presentarse por falta de espacio. Los trabajos duraron 8 años, pero el punto culminante de estas grandes adaptaciones del Louvre fue su puerta principal de entrada. Antes, la entrada era pequeña, estrecha e incómoda, para entonces el museo recibía unos dos millones de visitantes al año (hoy en día recibe casi 10 millones de visitantes). El presidente Mitterrand ya había visto la obra de un arquitecto norteamericano de origen chino llamado Ieoh Ming Pei y, sin mediar concurso alguno, a él se le adjudicó el proyecto. Cuando se dio a conocer la imagen de la maqueta el escándalo hizo temblar los cimientos de toda Francia. ¿Una obra absolutamente contemporánea en el Patio Napoleón del museo, en pleno centro del Louvre, que tiene arquitectura marcadamente renacentista? El escándalo fue mayúsculo.

Para colmo de males, el proyecto era una reproducción proporcional de la famosa pirámide de Keops. Todos sabían que François Mitterrand era masón y sabido es que, entre los masones, uno de sus símbolos es la pirámide. Ya no era una disputa entre conservadores y vanguardistas, amantes de lo antiguo y lo contemporáneo, ya era una disputa política, entre socialistas y no socialistas. A la sazón, el alcalde de la ciudad era Jacques Chirac, de derecha, que más tarde fue presidente de la República. La fiebre bajo cuando Chirac pidió que se hiciera con cuerdas suspendidas una imitación del espacio que ocuparía la pirámide dentro del patio y se cumplió su deseo de que en los sótanos se creara un gran estacionamiento para estacionar la enorme cantidad de camiones de turismo que afeaban los alrededores del museo.

Para el 29 de marzo de 1989 la obra estaba terminada. Mitterrand ofreció una cena de gala a los jefes de estado europeos de entonces, entre otros Margaret Tatcher y Helmut Khol. A la mañana siguiente, el Grand Louvre fue abierto al público en general.

Se habla mucho de la Pirámide del Louvre, pero hay que decir que no es una, son cinco. Alrededor de la pirámide que todos vemos en fotos hay otras tres más pequeñas rodeadas de hermosas fuentes. Estas aportan luz al gran hall de entrada bajo la pirámide principal. Este hall está un piso por debajo del nivel de la calle. Más adelante, hacia el oeste, en la esplanada del arco de triunfo del Carrusel, hay una quinta pirámide, pero esta vez invertida. Su misión también es aportar luz al piso inferior, pues una de las grandes novedades de este proyecto fue que bajo esta esplanada se crearon 22 000 metros cuadrados de espacio para tiendas, restaurantes, cafeterías, teatros, pasarelas para desfiles de moda… todo ello de una forma magistralmente dispuesta y con la gran elegancia que caracteriza a los franceses. Dentro del marco de los trabajos de movimientos de tierra salieron a la luz 5000 años de historia de París. Ya la ciudad existía cuando llegaron los romanos, era una pequeña aldea de campesinos y pescadores galos y los romanos, al establecerse en este primer asentamiento, le pusieron el nombre de Lutecia. La primera fase de la construcción del Palacio del Louvre fue realizada por el rey Felipe Augusto hacia el año 1200. Entonces era solo una fortificación medieval con un gran torreón redondo de más de 30 metros de altura y que protegía el río Sena del lado oeste, de donde venían los vikingos. Desde entonces, el Louvre no dejó de crecer y enriquecerse. Entre los descubrimientos estaban los cimientos de las fortificaciones del Louvre de 1200. Se despejaron de tierra y hoy forman parte del Carrousel du Louvre, que es como se llamó a este conjunto de establecimientos de 22 000 metros cuadrados. Hermoso y elegante.

Hoy, junto con la Mona Lisa, la Venus de Milo y la Victoria de Samotracia, la entrada principal al museo en sí es un atractivo turístico más y todas las personas que vienen a visitar la Ciudad Luz y el Museo del Louvre no quieren regresar a casa sin la obligatoria fotografía delante de la Pirámide del Louvre.

Foto cortesía de Juan Carlos Abdala

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: