Press "Enter" to skip to content

Los guatemaltecos padecemos anomia

¿Hasta cuando los guatemaltecos estaremos dispuestos a soportar a los fariseos, sin echarlos del templo de la patria?

El término anomia, que se emplea en sociología para referirse a una desviación o ruptura de las normas, es también utilizado para señalar las sociedades o grupos en el interior de una sociedad, que sufren un caos debido a la ausencia de reglas de buena conducta comúnmente admitidas, implícita o explícitamente, o peor: debidas al reinado de reglas que promueven el aislamiento o incluso el pillaje más que la cooperación.

En los últimos años, hemos observado que los guatemaltecos nos alejamos más del compromiso del bien común, inmersos en una ola de pillaje y latrocinio generalizado en las estructuras de corruptela que imperan al interior del estado de Guatemala, promovidas por politicastros que lo único que han hecho es el pillaje del botín estatal, al estar comprometidos con las mafias estructurales al interior del mismo estado y las estructuras paralelas de organizaciones apátridas mercantilistas y malos empresarios cuyo objetivo último es el saqueo de los recursos nacionales.

El día de ayer nuevamente los MAL LLAMADOS PADRES DE LA PATRIA, aprobaron la continuación del saqueo de los recursos estatales, al prorrogar por un mes más el estado de calamidad, que lo único que ha logrado es facilitar el robo descarado y el uso indebido y, al antojo de un gobierno, en contubernio con las mafias existentes para continuar con una dictadura que los beneficia únicamente a ellos y no a la población guatemalteca, sumida en un estado de total anomia.

Se supone que la anomia es un colapso de la gobernabilidad al no poder controlar una emergente situación de alienación experimentada por un individuo o una subcultura, lo que provoca una situación desorganizada que resulta en un comportamiento no social.

Ante la actual realidad de Guatemala, nos preguntamos: ¿Formarán los hechos acaecidos en los últimos años, parte de una estrategia de la globalización? ¿A quién o quienes, interesa o beneficia esta situación? ¿El señor Giammattei y su séquito serán borregos usados por la estrategia global? o ¿Serán parte de ella, con lo que su beneficio radica en convertirse en nuevos ricos a costillas de los guatemaltecos?

En el País del Realismo Mágico, ya estamos acostumbrados a ver con los mismos ojos a los politicastros (pues de políticos no tienen nada) tanto de derecha como de izquierda, pues se han especializado en ROBAR y engañar a un pueblo alienado y sumido en la miseria, para beneficio de los mismos politicastros y sus huestes.

La anomia como un hecho concreto ha ido enquistándose en los guatemaltecos, como producto de la pobreza, inequidad, sumisión, ignorancia y como decía Noam Chomsky “La población en general, no sabe lo que está ocurriendo y, ni siquiera sabe que no lo sabe”.

Hay un dicho que reza “No hay guerra que dure 100 años, ni pueblo que la aguante”, la duda es: ¿Hasta cuando los guatemaltecos estaremos dispuestos a soportar a los fariseos, sin echarlos del templo de la patria?y nuevamente recordamos el dicho que hemos mencionado en este espacio editorial “QUIEN COMIENZA COMPRANDO LA PRESIDENCIA TERMINA VENDIENDO LA PATRIA”.

POR UNA NACIÓN LIBRE, JUSTA Y SOLIDARIA

Le puede interesar:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: