Press "Enter" to skip to content

A las puertas de un nuevo presupuesto desfinanciado

Lugar Hermenéutico

En el artículo 238 de la Constitución Política de Guatemala,  se describe el contenido de la Ley Orgánica del Presupuesto, la que debe regular entre otros, los procesos de formulación, ejecución y liquidación del Presupuesto General de Ingresos y egresos del Estado.

De esa cuenta, la actual ley vigente en el tema, Decreto No. 101-97, contempla en sus títulos y artículos, todos los elementos a considerar en uno de los instrumentos más importantes para la gobernabilidad del país, como lo es la ley que regula la aprobación de sus ingresos y egresos anuales.

Hoy concluye el plazo para que el organismo Ejecutivo presente el proyecto de presupuesto para el próximo año.  El techo preliminar solicitado por las diferentes dependencias publicas supero los 95 mil millones de Quetzales, más 4.5 millardos para proyectos de reactivación económica y social, suman más de 100 mil millones de Quetzales, presupuestados para el próximo año.

Actualmente se ejecuta el presupuesto de 2019, pues el presentado para el 2020 no fue aprobado por el Congreso.  El monto inicial fue de 87.7 mil millones de quetzales, sin embargo, dadas las ampliaciones y modificaciones que se aprobaron en marzo y abril pasados por el Congreso, como respuesta primara a la pandemia, este año se llegó a un monto de Q107 mil millones de Quetzales, vaya que es un montón de pisto.

Algunos de los indicadores proyectados para el próximo año son, un crecimiento económico de 3.5%, bastante optimista, por cierto, carga tributaria del 10%, un déficit fiscal de 2.9% y deuda pública con relación al PIB por 32.4%

En este sentido, toma especial importancia el artículo 8 de la Ley de presupuesto, referido a la vinculación Plan-presupuesto, cuando indica que “los presupuestos públicos son la expresión anual de los planes del Estado, elaborados en el marco de la estrategia de desarrollo económico y social, Aquí una de las primeras inquietudes, ¿Qué planes de Estado?, ¿Sobre qué estrategias de Desarrollo Integral se está presupuestando?

Los protagonistas en la sombra del desorden en las finanzas públicas del Estado guatemalteco, lo constituyen las autoridades que en los 10 últimos años han pasado o se han paseado, al frente de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia, SEGEPLAN, una institución clave en el desarrollo del País, pero cuyas autoridades solo han servido de comparsa a los gobiernos de turno para la presentación de proyectos de presupuesto sumamente irresponsables.

Este año, la SEGEPLAN, continúo la tradición de preparar un proyecto de presupuesto que carece de fuentes viables de financiamiento, por lo que seguramente se acudirá nuevamente a la deuda. Es imperativo exigir responsabilidad respecto a la formulación de uno, si no es que el más importante instrumento para la gobernabilidad de un Estado, como lo constituye su presupuesto anual de ingresos y egresos.

No se puede, ni se debe, seguir empeñando el futuro de un país y de sus próximas 10 generaciones, ya párenle a la deuda.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: