Press "Enter" to skip to content

Se aprieta la contienda electoral en Estados Unidos

Ordo

“Aunque Biden aún lleva la ventaja en las encuestas, los factores fundamentales favorecen a Trump. La curva de la pandemia finalmente se ha aplanado, la economía atraviesa su más fuerte recuperación en la historia económica recordada, y se anuncian logros concretos en la política exterior.”

Pareciera que EE. UU. tendrá un nuevo presidente en 2021.  El Demócrata Joe Biden lleva la ventaja contra el presidente Trump, en medio de una triple crisis de índole económica, sanitaria e incluso social, por la ola de más de 500 disturbios violentos que han ocurrido en los grandes centros urbanos del país.  Según RealClearPolitics (RCP), Biden lleva una ventaja de 7.1 puntos al presidente Trump, comparado a la ventaja de 2.1 puntos de Hillary Clinton a principios de septiembre, 2016.

Sin embargo, la contienda electoral por la presidencia en Estados Unidos se va cerrando. Parece que hubo dos factores que incidieron en este fenómeno: la Convención Demócrata y la Convención Republicana. Ambas ocurrieron en agosto.  A principios de agosto, RealClearPolitics reportaba una ventaja para el Demócrata Joe Biden de 25 puntos en los mercados de apuestas (61 Biden versus 36.6 Trump). Esa ventaja, Trump la ha eliminado. Asimismo, la aprobación de Trump ha regresado a sus niveles antes de la pandemia, 52%. Habría que recordar que la aprobación de Trump era 38.5% en la última semana de las elecciones presidenciales que ganó en 2016.

EE. UU. no tiene un voto popular nacional para la presidencia, como muchos piensan. La elección del presidente ocurre en el Colegio Electoral, donde cada estado tiene electores, uno por cada representante de ese estado en la Cámara Baja del Congreso, y uno por cada uno de los dos senadores que tiene cada estado.  Aquí también tienen ventaja tradicional los Demócratas, porque los estados más grandes de la Unión en términos de población, California y Nueva York son sólidamente Demócratas, así como lo son otros numerosos estados, que le dan una vía más directa a los Demócratas en cualquier elección presidencial.  Los candidatos Republicanos se ven forzados a ganar Texas y Florida solo para estar en la contienda.

En Florida, un estado que Trump debe ganar, la ventaja de Biden en el promedio de RealClearPolitics se ubica en 1.8 puntos; había sido a fines de julio de 8.4 puntos. Quinnipiac muestra que la ventaja de Biden se desplomó 10 puntos, de 13 a solo 3. La última encuesta muestra a Trump con una ventaja de 3 puntos.

Pensilvania es un estado clave para la campaña de Biden. Trump ganó el estado en 2016 por 0.72 puntos, la victoria más estrecha en ese estado en 176 años. La ventaja de Biden está en 4.2 puntos, pero había sido 8.5 puntos a finales de julio. La Universidad de Monmouth reporta que la ventaja de Biden cayó ocho puntos, de 11 a 3 puntos. Asimismo, según RCP, la ventaja de Biden desde finales de julio hasta finales de agosto se ha reducido significativamente en Michigan, Wisconsin y Carolina del Norte.  Arizona es el único estado donde Biden ha aumentado su ventaja según RCP. Es preciso señalar que el promedio de RCP de Arizona se vio afectado por una única encuesta de FOX News que afirma que Trump ha bajado 9 puntos en el Arizona, estado que ganó en 2016. Por el contrario, CNBC tiene a Biden con ventaje de solo 2 puntos.

A finales de junio, RCP reportaba que Biden tenía ventaja de 8 puntos en Michigan, lo cual se redujo a 2.6 puntos para finales de agosto. Asimismo, Biden le lleva una ventaja de 4.4 puntos a Trump en Wisconsin, cercano a los 5.4 puntos de ventaja que tenía a finales de junio.  Sin embargo, Clinton superaba a Trump por 5.3 puntos en Wisconsin en esta fecha en 2016. El promedio final en la víspera de las elecciones de 2016 indicó que Clinton superaba a Trump en 6.5 puntos, pero Trump ganó el estado por 0.77 puntos en las elecciones finales. En Ohio, Hillary superaba a Trump por 3.5 puntos a principios de septiembre, 2016, pero Trump tenía la misma ventaja en la última semana de la campaña, de 3.5 puntos.  Trump ganó el estado por más de 8 puntos. 

Así como pasó en 2016, los factores detrás del surgimiento de Trump tienen más que ver con los errores de los Demócratas que las virtudes de Trump. En 2016, los Demócratas nominaron a una candidata de mala calidad, bastante impopular, como lo era, y sigue siendo, Trump. En 2020, los Demócratas han apostado en Biden, también un candidato de mala calidad, pero sin la impopularidad que caracterizaba a Hillary Clinton. Biden huye de apariencias públicas, y cuando las hace, se muestra débil y cansado, incluso en las entrevistas y conferencias de prensa arregladas con periodistas afines que solo le hacen preguntas fáciles, pidiéndole que critique a su rival. La Convención Demócrata fue un desastre. No se hizo mención alguna a la violencia política que sacude a las grandes ciudades de EE. UU.  Esto fue un error, dado que un 57% de los ciudadanos reportan que les preocupa mucho este tema. Biden ahora revierte el mensaje de su partido, que había primero negado la existencia de tal violencia, y después la justificó, a tal punto que la compañera de binomio de Biden, Kamala Harris, hasta pidió apoyo financiero para pagar las fianzas de saqueadores arrestados en los disturbios cometidos por sus seguidores.

Trump, por el contrario, viene denunciando la violencia política de la izquierda desde que comenzó, pintándose como un representante de la ley y el orden. Aunque Biden aún lleva la ventaja en las encuestas, los factores fundamentales favorecen a Trump. La curva de la pandemia finalmente se ha aplanado, la economía atraviesa su más fuerte recuperación en la historia económica recordada, y se anuncian logros concretos en la política exterior.  Ejemplos de estos últimos son la normalización de relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, y entre Serbia y Kosovo. La Convención Republicana fue la más inclusiva en la historia del partido, y se vio el esfuerzo que hace Trump de penetrar el voto de los negros y los latinos, donde también goza de aprobación históricamente alta para un candidato Republicano.

En fin, si las elecciones fueran hoy, gana Biden, pero no serán hasta el 3 de noviembre.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: