Tiempo de alianzas, desposeídos de intereses

Temo, por tanto, a esas coaliciones de mundos poderosos que no suelen entender nada más que de pedestales. También recelo de esos lazos entre políticos, de gentes que dicen servir a la ciudadanía y no pasan de hacer política para sí y sus seguidores. El bien común no suele estar en sus agendas.