Press "Enter" to skip to content

El horizonte político

Nuestro Mundo Posible

De los acontecimientos que estamos siendo testigos nos preguntamos: qué está pasando en nuestro mundo.

Nuestro mundo parece se está convirtiendo en otra cosa.

Vivíamos con una organización del Estado que nos daba paz porque nos sentíamos que todo estaba en cierto equilibrio.

El Estado estaba organizado para dar estabilidad a la Nación y se vivía con una tranquilidad en la que la inquietud no aparecía.

Sentíamos a un Estado fuerte y eso le daba seguridad a los que decían ser de ésta o de la otra Nación.

Escuchábamos, de manera muy rara que había ciertos disturbios por ésta o aquella causa pero lo sentíamos como acontecimientos lejanos que pensábamos se solucionarían en corto tiempo.

Los políticos prometían y prometían pero la batallas para conseguir los puestos que deseaban eran tranquilas y las personas pensaban en las elecciones como algo que tendría que suceder y nada más.

Cada ser humano sabía que habría cambios en el gobierno pero sentía asegurada una cierta paz.

En cuanto a la educación los niños iban a la escuela y los padres no se inquietaban porque fueran genios. Los que podían ir asistían y los que no los tutores pensaban que la vida les sería a sus hijos sin sobresaltos porque encontrarían algo que hacer.

En el trabajo las personas duraban todos los años laborales que fueran a vivir.

Los compañeros de trabajo eran compañeros y cada quien hacía lo que le correspondía.

Los países se relacionaban y cada quien producía lo que sus recursos naturales les permitían.

El comercio comenzaba a ser internacional pero a muchos no les preocupaba porque tenían un trabajo seguro en el lugar a donde habían nacido.

Cada persona si trabajaba en una empresa sabía que las prestaciones de ley las tendría a su retiro.

¿Qué le ha pasado a nuestro mundo que todo parece ser distinto?

Los Estados están dejando de ser aquella fortaleza que sostenía a cada Nación.

Con la globalización del comercio el Estado ha ido desapareciendo y por lo que vemos nos queda la unidad de la cultura pero las organizaciones internacionales están teniendo más poder que los Estados.

Nos identificamos como Naciones porque tenemos ésta y la otra tradición, ésta y la otra forma de alimentarnos, ésta y la otra forma de relacionarnos. Formamos una Nación porque tenemos ésta o aquella bandera que simboliza nuestra unidad.

Ahora es sólo el comercio y vamos a borrar el simbolismo de Nación haciendo que todos compren esto o lo otro sólo para enriquecer a los que no tienen límites en acaparar dinero.

Vemos que con toda la tecnología que se crea no hay bienestar para todos.

Con la pandemia del coronavirus aumenta la voracidad de los dueños del dinero.

El mundo social que tenemos, nuestras Naciones están en un desorden que no sabemos al final de estos acontecimientos qué sucederá.

Los políticos de hoy no tienen límites para ver lo que hacen para alcanzar los puestos que quieren.

No hay límite tampoco en los bienes de los cuales se apropian; sólo quieren los cargos para enriquecerse.

Los gobernados a ver de qué manera pueden sobrevivir.

Ahora vemos por todos lados una guerra sin cuartel no importa en qué país.

Antes se decía: eso del descontento social, por los malos gobiernos, sólo ocurre en los países pobres; ahora no importa, países ricos y países pobres están con la misma voracidad de quienes les gobiernan y con las protestas de los gobernados.

Parece que ya no hay límites.

En las escuelas y universidades hay que estudiar y estudiar; nunca se llega a estar seguros de que se sabe algo.

Con el desarrollo de la tecnología para la mercadotecnia cuando ya sabes hacer esto en tu trabajo ya apareció una nueva tecnología y una nueva forma de hacerlo.

Los trabajadores no tienen paz porque además de la rotación de la forma de producción está la pérdida de las prestaciones porque ahora se trabaja para cualquier país pero tus impuestos y tus prestaciones están en cualquier lugar. Sí, tienes que pagar impuesto por recibir dinero pero no eres trabajador de ningún país por el comercio global.

La sociedad mundial está en la gran incertidumbre de hacia dónde vamos.

Parece ser con los acontecimientos políticos de las grandes potencias que vamos hacia un mundo desconocido y que esas potencias perderán su poderío y surgirán otros grupos de poder.

Lo que estamos viviendo parece ser la antesala de un nuevo orden mundial.

Quienes tienen el poder hoy en día parece que le apuestan al fin de su fortaleza porque no se ve que lo que están haciendo les genere sostenerse como líderes mundiales.

Las culturas nacen, crecen y mueren.

El ejemplo lo tenemos en el gran imperio romano.

Vamos a ver si los grandes imperios actuales están cavando su propia tumba o los valores que sostienen, que han sostenido a los seres humanos sobre la faz de este hermoso Planeta, este hermoso pálido punto azul, como le llamó Carl Sagan, se organizan y dan vida a la vida de los seres humanos.

En la actualidad, no por la pandemia del coronavirus, está la sociedad mundial clamando por paz para una vida de fortaleza y de esperanza.

La sociedad mundial siempre ha salido adelante; esperemos que también ahora así suceda.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: