Press "Enter" to skip to content

Construcción de la identidad nacional

Poptun

Han transcurrido 199 años que los movimientos independentistas lograron el propósito de convertir a Guatemala, en una nación independiente del reino de España, independencia que fue ratificada dos años después, cuando se declaró formalmente la independencia absoluta de toda Centroamérica, respecto de España y en correlación con México y que dio lugar a la unificación de los países centroamericanos en la federación centroamericana, que operó entre 1823 y 1838, aproximadamente.

En esa época en que se declaró la independencia, no obstante que Guatemala ejercía un monopolio comercial a nivel centroamericano, la declaración de independencia de la monarquía española, fue un acto de valentía, porque significaba quedar abandonado, fuera de un régimen que había funcionado, aunque con mucho control y explotación, pero igualmente un acto de osadía, tal y como lo refiere la profesora en historia moderna y contemporánea de la Universidad de Valencia, Ivana Frasquet.

Ahora, a casi doscientos años desde que se declaró la independencia de Guatemala, no hemos completado ese proceso independentista, tomando en consideración que distintos instrumentos legales internacionales, refieren que la identidad nacional forma parte de la soberanía nacional que es un elemento principal de una nación independiente. A la fecha no hemos logrado la construcción de una identidad nacional como guatemaltecos, a diferencia de otros países, que poseen una identidad más definida. 

“La identidad nacional se basa en una condición social, cultural y territorial. Es la identidad basada en el concepto de nación, es decir, el sentimiento de pertenencia a una colectividad histórico-cultural definida con características diversas, rasgos de cosmovisión definidos con mayor o menor localismo o universalismo (desde la cultura a la civilización) costumbres de interacción, organización social y política (particularmente, el Estado) tanto si se identifica con él como si se identifica contra él.” 

Así mismo, respecto a la identidad cultural, se reconoce que es aquel “conjunto de valores, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento que funcionan como elemento cohesionador dentro de un grupo social. Y que actúan como sustrato para que los individuos que lo forman puedan fundamentar su sentimiento de pertenencia.” 

Entre los países que han construido una identidad que los enlaza, se encuentra México y Argentina. Los mexicanos poseen una fuerte identidad nacionalista y cultural, donde primero es México, segundo es México y tercero es México. Cuando nos referimos a los mexicanos, rápidamente los relacionamos con su música ranchera de los mariachis, su tequila, sus comidas picantes como los tacos o el pozole. En cuanto a los argentinos, son pobladores que se sienten completamente argentinos y orgullosos de serlo. Fácilmente los incumbimos con la música de tango, los asados, entre otras cosas.

Sin embargo, los guatemaltecos de forma general, no hemos obtenido una identidad propia cultural y menos nacional que nos una nacionalmente, y nos identifique a nivel internacional.  En ese aspecto, nos llevan la delantera los pueblos indígenas. Los pueblos originarios promueven una identidad colectiva que les permite defender y reproducir su propia identidad cultural, y poseen una identidad personal a través de la cual se autoidentifican como indígenas, “lo cual representa una manifestación particular de un principio mayor relacionado con el derecho de identidad cultural,” y es un aspecto que ha sido vital para su supervivencia. 

La identidad nacional es, sin duda, una construcción legal que se inicia con las disposiciones legales necesarias y pertinentes para formularla, y que se socializan a través de las acciones que promueven las instituciones estatales y grupos sociales. Hoy, Día de la Independencia, es oportuno otro acto de valentía igual o mayor al de hace 199 años. Hoy es una invitación para que, gobernantes y gobernados, desde sus distintas esferas promuevan las acciones para construir una identidad nacional propia como chapines y como hombres y mujeres de maíz.

Guatemala, es un país multiétnico, pluricultural y multilingüe.  Los guatemaltecos somos un “mismo grupo social y cultural donde persisten e interactúan diversas identidades sociales” y nadie debe ser ajeno a esa concepción.  Construir una identidad propia que nos identifique, es ineludible, para que superemos la exclusión histórica que ha aislado a comunidades y personas, y que a la vez obstaculiza la convivencia pacífica, la igualdad, la justicia social y el respeto a nuestras diferencias. La ausencia de esa construcción de identidad nacional ha conservado un sistema de control y explotación que limita culminar el proceso independentista.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: