Mi respuesta

Les hablo para recordarles que lo mejor de un pueblo no es su historia ni su cultura, pero son una buena forma de conocer su pasado y construir su futuro, para recordarles que no son sus bibliotecas ni sus construcciones, pero si sirven para conocer a aquellos que aquí vivieron y cuentan la historia del terruño, así como las contó un Hector Gaytán en la calle donde tú vives, o un Salarrué con sus cuentos de barro y de cipotes. Les hablo para recordarles que lo que hace grande a una nación, un país, un pueblo, es su gente.