Press "Enter" to skip to content

USAC: Necesario financiamiento

Antropos

USAC es una palabra emblemática. Significa múltiples cosas, entre las que se destaca sentido de identidad. En los tiempos de la confrontación político-militar, esta se traducía para los conservadores, en sinónimo de extremismo izquierdista. O bien, un centro de adoctrinamiento en el cual pululaban “revoltosos”.

Obviamente la USAC fue y es, un centro de educación superior con una conciencia lúcida capaz de mantener una posición críticamente objetiva acerca del drama social y económico del país. Sobre esta base creció la sensibilidad para abordar y coadyuvar en la solución de los problemas nacionales, así como la voz sonora y contundente del movimiento estudiantil en contra de los desmanes de los diferentes gobiernos que atentaban contra el Estado de Derecho. Sus dirigentes de otro momento histórico, fueron callados con balas, tortura, exilio y una aplanadora pasó por la USAC para poderla silenciar.

En tiempos de Romeo Lucas García, por ejemplo, se veían pintas en las paredes en donde se decía: USAC=COMUNISMO. En fin, se le juzgó equivocadamente persiguiendo a sus docentes y estudiantes. No le prestaron atención a lo más importante, o sea, a una Universidad dedicada a cultivar el conocimiento y su proyección social, en la cual se formaban los profesionales, porque esto, obviamente no les interesaba bajo aquella manera obtusa de sojuzgar al país.

Ahora, de nuevo USAC es noticia porque unos estudiantes arrebataron por la fuerza el edificio de rectoría como protesta al crédito que este centro de educación superior obtendrá. Ya no es la crítica ni las manifestaciones en contra del gobierno de turno como antes lo hacía el movimiento estudiantil consciente de la problemática social, sino hoy lo enderezan frente a las autoridades de la Universidad quizás por intereses creados. Pero ¿qué es lo que les preocupa? Esencialmente cuestionan el endeudamiento externo, lo cual es común en todos los países para emprender proyectos dado que con el mismo presupuesto institucional no puede emprender.

El otro motivo, consiste en defender la inversión única en la construcción de infraestructura en los centros universitarios, lo cual es justo, pero deben de tomar en cuenta que el campus central abriga la mayor cantidad de estudiantes y de carreras universitarias.

Creo que los dos motivos son razonables, pero se debe conversar y escuchar a los planificadores de la institución acerca de la viabilidad del préstamo para que este tenga incidencia en el mejoramiento de la calidad educativa y no llegar a los extremos de repartir como siempre, pobreza, argumentando justicia democrática, lo cual defino como el vicio del democratismo.

En efecto, la USAC está urgida de una inyección dineraria para dar pasos de mayor consistencia en su quehacer académico. Es impensable no contar con laboratorios adecuados, con aulas decentes y espacios urbanos propios de un centro de educación superior de altos estudios. Las bibliotecas son insuficientes, hay escasa publicación de textos para la docencia, la investigación padece de múltiples limitaciones, su campus virtual, así como la conectividad es insuficiente para el tamaño de la Universidad. El campus central es pequeño y se debe ampliar a otras zonas de la ciudad o pueblos cercanos. Hay Centros Regionales pauperizados que trabajan con las uñas. En fin, son demasiadas las necesidades, pero son los técnicos quienes establecen prioridades como debe ser, obedeciendo a un plan general de la Institución.

La infraestructura es clave, pero debemos de ir al corazón de la USAC. Es en este sentido, que nuestro Rector Magnífico, Doctor Carlos Martínez Durán expuso que la Universidad no sólo es edificio, aulas, escritorios, sino, esencialmente seres humanos que conviven en un ambiente de aprendizaje y enseñanza.

Todo lo externo es instrumental, pero es el buen docente, investigador y estudiantes inteligentes, quienes constituyen lo esencial. De ahí, que hoy, a fines del primer cuarto del siglo 21, debemos de ver con otros ojos a nuestra USAC. Es necesario que la interdisciplinariedad como un motor de innovación, debe promover metodologías y enfoques tomados de otras disciplinas que permitan la creación científica más amplia y más original y el desarrollo de actitudes más integradas a las demandas sociales.

UNESCO, explica en su publicación Replantear la Educación, que hoy la humanidad se enfrenta a “nuevos horizontes del conocimiento”, hay dice, un “aumento espectacular de la conectividad por internet y la generalización de los dispositivos móviles. Vivimos en un mundo conectado…la conectividad digital puede aportar muchos beneficios en materia de salud, educación, comunicación, ocio y bienestar. Los progresos de la inteligencia artificial, las impresoras 3D, la recreación holográfica, la transcripción instantánea, los programas informáticos de reconocimiento de voz y de gestos no son más que algunos ejemplos de las novedades que se están experimentando. Las tecnologías digitales están transfigurando la actividad humana, desde la vida de todos los días a las relaciones internacionales, desde el trabajo a ocio, y están redefiniendo múltiples aspectos de nuestra vida privada y pública”.  A su vez, hay también avances importantes en las neurociencias y en el ámbito de la robótica que ya anuncia aspectos centrales para la sociedad.

Efectivamente la innovación resulta un tema importante, ya que de ella depende la futura competitividad de nuestros sectores productivos. A nivel de la Universidad,  se está promoviendo la innovación educativa con nuevas formas de aprendizaje y corresponde a los centros de Educación Superior, empoderarse de esta nueva dinámica, con el propósito que a través de la investigación aplicativa en áreas de punta de las tecnologías, como la robótica, modelaje e impresoras 3D, video juegos, bases de datos, minería de datos, factoría de software, inteligencia artificial, entre otros, pueda ofrecer en primer instancia a los estudiantes nuevas opciones de aprendizaje e incidir a través de la articulación con el sector productivo, la sociedad y con el Estado, en aportes sustantivos que mejoren los procesos a fin de crear nuevas modalidades que faciliten el uso inteligente de las tecnologías.

Se trata que la USAC, debe tener como objetivo primordial a la “altura de nuestro tiempo”, incidir en el mejoramiento de la amplitud de conocimientos y adquisición de competencias y su impronta en el desarrollo productivo de la sociedad guatemalteca, mediante una renovación académica sustentada en la innovación pedagógica, la investigación interdisciplinaria y la extensión universitaria.

Si el crédito que está en proceso de aprobación en el Congreso de la República, contempla alguno de los aspectos señalados, creo que vamos por buen camino para ostentar mas temprano que tarde, una mejor USAC. Contrariamente, nos quedaremos como Universidad, sentados en el último vagón del tren.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: