Press "Enter" to skip to content

Salivando por la guayaba

Kidon

El presidente de la República es jefe del Estado de Guatemala y ejerce sus funciones por mandato del pueblo, representa la unidad nacional y ejerce el mando de las fuerzas armadas del país, en busca del bien común.

Como dignatario, sus atribuciones y obligaciones están taxativamente reguladas en la Constitución Política de la República y la ley, así como las causales por las cuales puede ser removido o suspendido del cargo y los procedimientos que deben implementarse para ello.

El espíritu de la norma constitucional es, por una parte, garantizar que la persona que conduce el destino de la nación cumpla el periodo presidencial para el cual fue electo, y por la otra evitar la suspensión o separación del cargo por motivos espurios, políticos o ilegítimos, pues, de ser así, se violentaría el orden constitucional en perjuicio del Estado.

Lo anterior, tiene relación directa con la noticia de que el presidente Giammattei, ha sido diagnosticado con el virus del Covid 19, lo cual, ha generado una calurosa discusión con relación a la suspensión en el ejercicio de su cargo y su conveniente reemplazo por quien ocupa la vicepresidencia del país.

Desde luego que diversas personas y entidades afines al pacto de golpistas, al enterarse de la enfermedad del mandatario, sin descaro alguno, han iniciado una maliciosa campaña destinada a hacer realidad el sueño guajiro de sentar a un aliado ideológico en la silla presidencial y así someter a país al dominio de la extrema izquierda.

Ambiciosos de poder y ante el repudio que la población guatemalteca les ha demostrado en las urnas, hoy, fraguan el plan por virtud del cual utilizando sus piezas convenientemente ubicadas en la Corte Suprema de Justicia y el INACIF con Fanuel García Morales, pretenden otorgar una exhibición personal con miras a declarar la incapacidad física del presidente de la República y así lograr el asenso constitucional del vicepresidente Guillermo Castillo.

Castillo, ni lento ni perezoso y sediento de poder, se ha reunido ya con los representantes de los sectores más obscuros de la sociedad, los que van desde evasores de impuestos, terroristas de cepa y sus descendientes, Oenegeros, periodistas de dudosa reputación, hasta fiscales de la FECI, a quienes el vice, les ha ofrecido inmunidad total por los crímenes cometidos de llegar a ocupar la ansiada silla presidencial.

Ante ello, se hace necesario hacer pública la conspiración que se avecina para alertar a la población sobre el maligno plan que se pretende ejecutar, así como exigir a los diputados del Congreso de la República, el respeto debido a la ley, y no permitir bajo ninguna circunstancia la consumación de un golpe de Estado que, disfrazado de exhibición personal por asuntos de salud, pretenden llevar a cabo para defenestrar al presidente constitucionalmente electo, pues, de lo contrario, serán los únicos responsables de la grave crisis que se desencadenará.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: