Salivando por la guayaba

Guillermo Castillo, ni lento ni perezoso y sediento de poder, se ha reunido ya con los representantes de los sectores más obscuros de la sociedad, los que van desde evasores de impuestos, terroristas de cepa y sus descendientes, Oenegeros, periodistas de dudosa reputación, hasta fiscales de la FECI, a quienes el vice, les ha ofrecido inmunidad total por los crímenes cometidos de llegar a ocupar la ansiada silla presidencial.