Matar o reactivar la economía

Verdaderamente, en pleno siglo XXI, es inaudito que aún haya gente a la que no le entra en la maceta que el dinero en manos de los individuos da más vuelta a la economía que en manos del Estado. Hay que ser o demasiado miope, o demasiado obtuso, o demasiado oportunista o parásito, o simplemente un vividor del Estado para querer imponer más impuestos a una sociedad que no aguanta más.