El reino del escándalo

Si alguien que roba a los ciudadanos parte del fruto de su esfuerzo personal, no es rechazado, y, además, se lo vitorea instándolo a dar rienda suelta a sus despropósitos, nadie debería sorprenderse de que continúe con su derrotero delincuencial y sume nuevos integrantes a sus huestes.