Más vale rey constitucional que absolutista

Escribo esta columna desde una república, la Argentina, que va camino de ser Venezuela sino Cuba.