Press "Enter" to skip to content

Si EE. UU. te dio la oportunidad… No se la robes a Guatemala

Desde Mi Trinchera

Hablar sobre temas migratorios en medio del proceso electoral de los Estados Unidos de Norte América, lo convierte en un tema político sumamente frágil, y como siempre los más afectados son los grupos más susceptibles, manipulables, los más necesitados, y que los depredadores políticos e ideológicos no pierden el tiempo en hacerlos presas del engaño para favorecer sus diversas y obscuras pretensiones.

Intentar explicar la importancia de la voz del hispanoamericano que radica en U.S.A, resulta largo y complejo, porque existe una diversidad de temas, y esos temas están rodeados de decisiones, que desde muy lejos de Guatemala, afectan ya sea de una manera positiva o negativa a las familias y compatriotas que dejaron, al buscar el sueño americano, del trabajo y prosperidad, en las tierras de Norte América.

El emigrante se enfrenta a un sinnúmero de peligros, desde el momento que toma la decisión de emprender el largo camino; el ilegal no significa nada más que dinero para esos grupos de traficantes de humanos, narcotraficantes, que no les interesan en lo absoluto la vida de las personas con las que generan ganancias increíbles. El destino del emigrante al llegar a los EEUU es incierto, y solo en base a el deseo de superación y el amor por el hogar que dejaron atrás, le hace vivir y progresar en un país, que nos guste o no algunas de sus costumbres les ha dado la oportunidad que sus gobiernos les negaron, ya que ellos son los verdaderos responsables de los problemas migratorios, debido a la falta de oportunidades y el poco desarrollo económico, la violencia, y la inestabilidad política, como es el caso de Guatemala.

Todos deben estar conscientes que llegaron a una tierra que no les pertenece y por la mismo le deben el respeto y las máximas consideraciones, reflejadas en un comportamiento digno en todo el sentido de la palabra, para no dejar el nombre de los hispanoamericanos por los suelos, y dar excusas para que nos clasifiquen, como parásitos, delincuentes y vagos.

Si bien es cierto que la discriminación existe, hay que entender que tampoco vivimos en los siglos pasados, donde la esclavitud y el racismo eran parte institucional en muchas naciones, sobre todo europeas, que ahora se dan baños de pureza, cuando sus niveles de violencia racial no han sido superados, esa naciones como parte de una estructura que impulsa un nuevo orden mundial, donde propician la anulación de la soberanía de los países, el empoderamiento de minorías que incitan a la anarquía, la destrucción de la moral, la fe cristiana, el asesinato por medio del aborto y la liberación del consumo de drogas prohibidas en nuestra juventud y niñez, estas minorías,  no representan la voluntad de los habitantes de países hispanoamericanos, mayoritariamente conservadores y con profundas raíces religiosas. La destrucción de la familia es uno de los objetivos estratégicos, para estos grupos que pregonan “igualdad y tolerancia”, pero acosan y destruyen violentamente a todo aquel que se opone a su forma retorcida de vida; las elites económicas, ideológicas y políticas del socialismo internacional, saben que la mejor manera de imponer un nuevo sistema donde ellos sean los que controlen en su totalidad el mundo, es provocando el caos y anarquía para luego como ya es costumbre de los sistemas socialistas imponer y someter a los pueblos bajo medidas represivas, la privación de las libertades esenciales, la carencia de servicios básicos, la pobreza y el hambre.

El hispanoamericano en los Estados Unidos, ya sea que residan de forma legal o ilegal siempre es buscado por las elites políticas sobre todo en tiempo de elecciones, donde las promesas de beneficios y tratos para este sector tan productivo, solo son un gancho más para generar escenarios y espejismos político electorales que beneficien a los candidatos presidenciales. En la historia política estadounidense donde los demócratas han alcanzado el poder, contrasta su retórica con las acciones emprendidas por sus gobiernos contra la comunidad de hispanos ilegales y la deportación masiva que han llevado a cabo.

El gobierno demócrata del Presidente Barak Obama y su vicepresidente Joe Biden, le vendaron los ojos a la comunidad hispana, al brindarles palabras bonitas y sonrisas, todo esto con la ayuda de los medios de comunicación comprados y cooptados por los socialistas, cuando en realidad solo les apuñalaba por la espalda con acciones contrarias a sus discursos, en sus años de gobierno expulsó del país a más de 3 millones y medio de ilegales, el muro entre México y EE.U. se expandió rápidamente, todo acompañado de sistemas de tecnológicos avanzados y un incremento significativo del personal de patrullajes en las fronteras, lejos de que el gobierno del Presidente Donald Trump sea el responsable de estas medidas represivas contra emigrantes, simplemente ha mantenido y mejor dicho disminuido las políticas migratorias de su predecesor, con la gran diferencia que el mandatario republicano no goza con el sadismo de crear expectativas y esperanzas falsas a las comunidades hispanoamericanas, más bien goza de un áspero sentido de franqueza.

Barak Obama ha sido el presidente en la historia de los EE.UU, que ha deportado más ilegales, por lo mismo que muchos líderes de la comunidad hispanoamericana le asignaron el título de “Deportador en Jefe”.

Cuando los demócratas señalan al gobierno Republicano de Donald Trump de favorecer solo a la elite económica de los EE.UU. olvidándose de la clase media y pobre, con énfasis en la comunidad hispanoamericana, pareciera que por una amnesia conveniente, como sus intereses en el gobierno de Obama se impusieron sobre las necesidades de los grupos marginados que dicen falsamente defender, por ejemplo al cumplir al pie de la letra las medidas de sus asesores, rescatando y apoyando a los bancos, en marzo de 2009, el presidente Barak Obama se reunió con los líderes de Wall  Street; y de una forma tajante exclamo “Estoy entre ustedes y la horca, estoy de su lado y los protegeré”, y en efecto ni un solo hecho delictivo de la casa de bolsa fue perseguido y condenado penalmente, los traficantes de dinero que le hicieron la contra a quienes acampaban en Wall Street y que son precisamente ahora quienes gritan en contra Trump , ganaron en los últimos 8 años de gobiernos demócratas miles de millones más que en cualquier otro tiempo.

Entre las miles de promesas falsas y populistas del gobierno demócrata de Obama y su vicepresidente Joe Biden, fue el cierre de la prisión de Guantánamo, al momento de dejar la presidencia la prisión continuaba funcionando al máximo, acompaño su política internacional con la misma falsedad con que dirigió la interna, siendo el responsable del incremento de las hostilidades en Irak y Siria, además su empleo de drones en el medio oriente y otras locaciones en el mundo, incrementaron las víctimas civiles asesinadas; alentó la derrota política del Estado colombiano ante los narcoterroristas de las FARC, y fue cómplice de la continuidad de la dictadura socialista en Venezuela.

En Guatemala si bien es cierto, la corrupción campea en todos los ámbitos (igual que en EE.UU y muchos países más) del Estado y sociedad, las políticas exteriores e injerencias, efectuadas por la embajada de EE.UU al frente de sus embajador Todd Robinson por la administración demócrata fueron de las más nefastas y destructivas para el país, ya que usando como excusa  “la lucha contra la corrupción”, financio y empoderó a grupos de la izquierda terrorista en Guatemala, como CUC, CODECA, SEMILLA, URNG, quienes se han enriquecido inmoralmente; el embajador demócrata además denigro la soberanía del país, y apoyo la estructuración e implementación de grupos pro aborto y LGTB, e impuso a su sabor y antojo personajes oscuros y corruptos en puestos claves del Estado , como el Organismo Judicial , Corte de Constitucionalidad y Organismo Legislativo, todo esto con el propósito de convertir a Guatemala en la Venezuela de Centro América y experimento de un país intervenido sirviente de un nuevo orden mundial.

Por lo mismo querido y admirado emigrante hispano, en especial a todos los guatemaltecos, les digo: no todo lo que brilla es oro, y también puede ser que el “canchito” a quien miramos como lobo, sea el que no ha permitido directa o indirectamente que tu familia que dejaste en Guatemala no llegue al punto de la miseria, el hambre, la represión, la falta de libertad, como viven países como Cuba o Venezuela; tú guatemalteco, que cuando saliste de la patria te llevaste consigo los valores morales y religiosos de tus padres, no te permitas caer en la manipulación de un partido como el demócrata, que persigue la destrucción de esos valores, que alienta a que se concreticen leyes que apoyan el asesinato de seres inocentes por medio del aborto, ya que ese mismo partido promueve y finanza estos grupos en Guatemala, si tienes el poder del voto , reflexiona, analiza que candidato se ajusta más a tus valores morales y religiosos, no permitas que utilicen el tema de la discriminación racial para manipular tu voto.

Guatemaltecos, Centro Americanos, hispanoamericanos, ustedes se han ganado el respeto y un lugar especial en los EE.UU en base a su trabajo, son la fuente de ingresos más grandes para cada uno de sus países, no merecen ser engañados, ya sea que tengan el derecho a votar o no…recuerden, viven en el país que le dio la oportunidad de crecer y vivir mejor, no le quieren esa oportunidad a quienes nos quedamos en esta bendita tierra del quetzal.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: