Press "Enter" to skip to content

Nuevo Nuncio Apostólico

Petardo

Antes que todo, los guatemaltecos debemos conocer lo que es un Nuncio Apostólico.

Un nuncio apostólico o nuncio papal es un representante diplomático de la Santa Sede— no del Estado de la Ciudad del Vaticano— con rango de embajador. Representa a la Santa Sede ante los Estados (y ante algunas organizaciones internacionales) y ante la Iglesia local. Suele tener el rango eclesiástico de arzobispo. Normalmente reside en la nunciatura apostólica, que goza de los mismos privilegios e inmunidades que una embajada.

En los casos en que no existan relaciones diplomáticas con las autoridades de un Estado, el representante de la Santa Sede ante la Iglesia local recibe el nombre de delegado apostólico. En muchos países el nuncio papal tiene precedencia protocolaria sobre el resto de los embajadores: es el decano del cuerpo diplomático. Su rango diplomático de embajador quedó fijado en el Congreso de Viena (1815). Al igual que los demás diplomáticos, el nuncio tiene que ser acreditado por el Estado de acogida. En cuanto al hecho de que el nuncio sea decano del cuerpo diplomático, se resolvió de esta forma una larga disputa entre los Estados sobre la precedencia diplomática.

La Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961 mantuvo la práctica de este privilegio del representante papal. Al nuncio apostólico, en calidad de decano, le corresponde tomar la palabra en nombre del cuerpo diplomático en ocasiones solemnes y también resuelve conflictos que puedan surgir entre alguna representación diplomática y el Estado de acogida. La nunciatura tiene una estructura similar a la de una embajada, con consejero de nunciatura, secretario de nunciatura, etc. Estos cargos suelen ser ocupados por diplomáticos de carrera de la Santa Sede, todos ellos clérigos, formados en la Pontificia Academia Eclesiástica, establecida en 1701. La mayoría de los nuncios proceden del servicio diplomático; algunos de ellos pasan a ser luego obispos de alguna diócesis o retornan a la Ciudad del Vaticano para trabajar en algunos dicasterios; algunos llegan a ser cardenales. Algún Papa, como Juan XXIII, fue anteriormente nuncio, concretamente en Bulgaria, Turquía y Francia. “Con el nombre de Legados del Romano Pontífice se designan aquí; aquellos varones eclesiásticos, generalmente adornados con el carácter del Orden Episcopal, a los cuales el Romano Pontífice encomienda de modo estable su representación personal en las diversas naciones o regiones del orbe”. “Ejercen la legación pontífica o ante las Iglesias locales solamente, o juntamente ante las Iglesias y ante los Estados y gobiernos civiles. Aquellos que desempeñan su legación solamente ante las Iglesias locales se llaman Delegados Apostólicos; pero, si a esta legación, de índole religiosa y eclesial se une también el oficio de fomentar las relaciones públicas con los Estados y gobiernos civiles, entonces los Legados se llaman propiamente Nuncios, o Pronuncios, o Internuncios, según que pertenezcan a la categoría de “públicos Legados” con derecho a ejercer el cargo de Decano del Cuerpo Diplomático, o carezcan de este derecho, o pertenezcan a la clase de “Legados extraordinarios o Ministros con mandato especial” “El oficio principal y propio del Legado Pontificio consiste en procurar que los vínculos existentes entre la Sede Apostólica y las Iglesias locales se fortalezcan más cada día y adquieran mayor eficacia”.  “El Legado Pontificio es además como el intérprete de la solicitud del Romano Pontífice por el bien de la Nación en la que desempeña su legación, y debe interesarse grandemente por los problemas concernientes a la paz, al progreso y a la cooperación de los pueblos, con el fin de promover el bien espiritual, moral, y económico de toda la familia humana”.

El Papa Francisco nombró a un arzobispo de Cebuano y a un diplomático de la Iglesia desde hace mucho tiempo como el nuevo embajador de la Santa Sede en Guatemala, anunció el Vaticano el viernes 17 de abril por la noche. El arzobispo Francisco Montecillo Padilla, el recién nombrado nuncio apostólico en Guatemala, es un nativo de 66 años de la ciudad de Cebú. Antes de este nombramiento, Padilla era nuncio apostólico en Kuwait, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. También fue delegado apostólico en la Península Arábiga. Los guatemaltecos esperamos que el nuevo Nuncio Apostólico trate de unificar las diferentes religiones del País, respetando el desarrollo de cada una, e incluso tomar en cuenta a los ateos, quienes ya todos unidos ayudaran a engrandecer a Guatemala.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: