Press "Enter" to skip to content

Sucia lucha por el poder

Evolución

La semana pasada en mi artículo titulado Una Crisis Provocada expuse los principales hechos y actores que condujeron y provocaron la crisis constitucional que tenemos en este momento en materia de justicia, tanto en el Organismo Judicial como en la Corte de Constitucionalidad (CC).  Concluí con una serie de preguntas retóricas a modo de evidenciar quiénes han sido los responsables de ocasionar este caos constitucional y cuáles son los intereses que les motivan. En resumen, el conflicto se reduce a que varios grupos han querido cooptar las cortes para su beneficio y para avanzar su particular agenda política e ideológica.

Como exponía, la primer intromisión en el proceso se dio cuando por motivos puramente ideológicos, en virtud que nunca se presentó evidencia o denuncia alguna, grupos de interés en contubernio con la mayoría de magistrados que controla la CC, con quienes tienen afinidad, impidieron la designación realizada por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) del magistrado suplente de la propia CC que habría de llenar la vacante que dejó la fiscal general al asumir como tal. Ese grupo de poder dentro de la CC convenientemente suspendió provisionalmente el nombramiento y demoró más de dos años en resolver en definitiva, lo cual lo cual impidió a la CSJ poder hacer la designación que la constitución manda para llenar esa vacante. Lo mismo se puede decir de la renuencia para que mediante Asamblea del Colegio de Abogados se llene la vacante que produjo el fallecimiento del magistrado Mejía, a lo cual un grupo de interés ideológicamente afín a ese grupo también se ha opuesto. Y lo mismo se puede decir de la negativa del grupo de poder que controla la CC para declarar la cesantía en el cargo del magistrado Aldana dada la incapacidad notoria que implica su condición médica y que la propia familia ha solicitado. Lo responsable sería reconocer la imposibilidad médicamente establecida que el magistrado Aldana pueda continuar en el cargo, y lo humanitario sería respetar la voluntad de la familia para que le den el cuidado adecuado dadas sus circunstancias.  Sin embargo, ha trascendido en algunos medios (no en la prensa mainstream cómplice ideológico de estos poderes) que los cuatro magistrados que aún dominan la CC consideraron correr audiencia al magistrado Aldana. Lo que sería un intento más que obvio por impedir que se declare la cesantía.

Hoy los magistrados Porras y De Mata Vela, si bien ya no cuentan con el magistrado Mejía con quien lograban una mayoría dominante en la CC entre los magistrados titulares, aún cuentan con los magistrados suplentes Par y Fernández, de quienes han recibido apoyo repetidamente en decisiones importantes y que han marcado sus inclinaciones políticas e ideológicas. Apoyo que al igual en su momento recibieron frecuentemente del magistrado Aldana. Actualmente hay siete magistrados activos de los cuales tres son titulares y cuatro son suplentes. Aún así el balance de poder dentro de la CC se inclina a favor del mismo grupo. El riesgo de perder ese poder es la preocupación obvia para este grupo de poder, para los grupos de interés que hacen su activismo político ideológico por vía del amparo, así como para los intereses que los patrocinan. De nombrarse dos magistrados titulares que remplacen a Mejía y Aldana, así como el nombramiento pendiente del suplente designado por la CSJ, se corren el riesgo de perder el dominio que hasta ahora han ostentado.

Ello también en buena medida explica la razón por la cual dichos grupos de interés en confabulación con la CC han venido saboteando el proceso de integración de la CSJ y Corte de Apelaciones (CA). Gracias a una serie de amparos sin mayor mérito más que la aquiescencia de sus secuaces en la CC, estos grupos tuvieron como primer objetivo, atrasar el proceso de elección de magistrados de CSJ y CA lo suficiente para que fuese una legislatura post elecciones quien hiciera la designación final, escogiendo a los candidatos que a ellos les interesan, bajo el supuesto que sus corrientes políticas e ideológicas lograrían un mejor posicionamiento en el Congreso luego de las elecciones pasadas. Al no producirse el resultado deseado, una segunda oleada de amparos, acogidos con resoluciones francamente absurdas e ilegales proferidas por la CC, empezando por prorrogar un plazo constitucional y perentorio, hasta inventarse e imponer procesos no establecidos en la Constitución, buscaron que se dejasen fuera a una serie de postulados, obviamente con el interés de que fuesen seleccionados magistrados afines a sus intereses para ocupar las Salas de la CA y la propia CSJ.

Desde luego que, como siempre ha sido característico de este sistema, la alternativa no era nada mejor. Es, como siempre ha sido, más que evidente que personajes oscuros y grupos delincuenciales también han querido hacer de las suyas y cooptar las cortes, habiéndose evidenciado el tráfico de intereses y negociaciones que se siguen dando entre diputados, estos grupos y candidatos a magistraturas, a fin de que sean nombrados, con los respectivos compromisos por supuesto, a favor de esta otra sucia facción de la clase política del país.

Al final, lo único que lograron los grupos de interés que quisieron sabotear el proceso desde el inicio, fue hacerle el favor a la clase política dominante en la actualidad que ahora tiene el pretexto para demorar aún más la integración de las Cortes en el Organismo Judicial, esperar que expire el plazo de la actual Corte de Constitucionalidad, así sea en el caos en que se encuentra y con el riesgo de quedar desintegrada, para posteriormente hacer los nombramientos desde Presidencia, Congreso y una eventual nueva Corte Suprema, a su conveniencia. Y mientras, los ciudadanos de a pie, seguirán muchos enfrascados en su habitual polarización ideológica, sin entender ni dimensionar correctamente las verdaderas causas de estos problemas y sin buscar verdaderas soluciones.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: