Toda causa tiene su efecto

Desde La Ventana De Mi Alma

Es fácil para muchos ir por la vida haciendo todo lo que se les antoja, y muchas veces sin medir las consecuencias de sus acciones.

Pero no siempre lo que queremos y planeamos para nosotros resulta, y cuando las cosas no resultan como esperábamos, la persona a la que más nos cuesta perdonar es a nosotros mismos.

Yo creo profundamente, que hay una recompensa por cada bien que hacemos, sin embargo, todos nos equivocamos. Todos hemos hecho cosas que deseamos no haber hecho, por desconocimiento o por simple impulso. Pero lo importante no es cómo caímos, sino cómo nos levantamos. Lo importante es encontrar una manera de librarnos del velo que la decepción y la amargura nos imponen sobre nuestra radiante alma; de esa manera, podemos nuevamente empoderarnos para tomar mejores decisiones en el futuro.

Realmente es muy difícil vivir diariamente culpándonos, es algo que nos quita el equilibrio emocional, la paz mental, y más que todo, nos desconecta del propósito, de la esencia de quien venimos a ser en este mundo.

He aquí un corto poema, que habla de esta idea.

“Si no me puedo perdonar por todos los errores que he cometido a lo largo de los años,
¿Cómo puedo continuar?
¿Cómo podría llegar a soñar sueños perfectos?
Caminar: debo hacerlo hacia delante.
Volar: debo hacerlo hacia arriba.
Sumergirme: debo hacerlo hacia mis adentros; para ser una vez más lo que realmente soy y seré por siempre”.
Sri Chinmoy. (2007)

image 37
Libertad para la mujer
Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Lucy García Chica

Lcda. en Ciencias de la Educación. Universidad Estatal.Guayaquil. Lcda. en Filosofía y Letras. Universidad Central del Ecuador. Columnista Periódico "EL SOL" Cartagena- COLOMBIA. Columnista Diario. La TRIBUNA. México. Articulista: Revista TOP MAGAZINE. Orlando-Florida Articulista Diario EXTRA. San José. Costa Rica. Articulista periódico Canarias Opina. Telde, Islas Canarias. ESPAÑA. Escribo por vocación para comunicar y por necesidad vital, creo que la palabra escrita es inmortal y es el acto libertario mas poderoso que existe y más aún podemos crear sinergia colectiva a través de la lectura. Escribo para divulgar mis emociones recogiendo metáforas simples o complejas, que me permitan meditar para existir y coexistir buscando la armonía con mis congéneres, y para celebrar con la palabra la belleza de la vida y el universo.