Press "Enter" to skip to content

Y a nuestro equipo, ¿qué llegó para quedarse? (Parte II)

Liderazgo

A raíz de la pandemia, los cambios en las personas, los equipos y las empresas son notorios. Eso sí, no todos serán permanentes.

Esta es la segunda de una serie de tres columnas. Esboza una lista «ideal» de nuevos hábitos, creada con la colaboración de amigos de diversas organizaciones. Le invito a evaluar si estos forman parte de su equipo, usando una escala del 0 (bajo) al 4 (alto).

Adaptabilidad. Genuina comprensión de las situaciones de cada uno de sus miembros, flexibilidad de horarios (  ). Confianza a la hora de trazar los límites que resguardan la vida en familia (  ). Creciente medición y negociación de la carga laboral, ajustes basados en metas (   ).

Reuniones efectivas. Sesiones de trabajo breves y puntuales, ya sean virtuales o presenciales (  ). Moderación del número y duración de las reuniones, de la cantidad de participantes (  ). Agilidad en la toma de decisiones, precisión y asertividad al definir responsabilidades y entregables (  ).

Versatilidad. Equilibrada designación de roles para promover el sentido de pertenencia y atender las prioridades o los cambios urgentes (  ). Autogestión, proactividad y fluidez ante la complejidad de coordinación interna (  ). Autorregulación del aprendizaje, de índole general o específico (   ).

Liderazgo. La gerencia basada en la confianza y en los resultados desplaza la supervisión constante ( ). Modalidad de dirección remota, jefes abiertos a recibir realimentación para la mejora (  ). Facilitadores comprensivos, «cercanos a la distancia», practican la escucha activa (  ).

Cohesión. Gestión creativa de la virtualidad, con actividades que intensifiquen la camaradería, el humor y el conocimiento mutuo ( ). Conciencia de que el vínculo humano, en cualquier modalidad, le imprime fuerza al desempeño de la tarea: las buenas relaciones son claves (  ). «Aquí somos aún más equipo, no nos convertimos en personas trabajando outsourcing» (   ).

Simplificación. Aceptación de la incertidumbre como compañera de vida: saber lidiar con las dudas y con la ambigüedad (  ). Búsqueda de la automatización, uso de las nuevas tecnologías y rediseño de los procesos internos (  ). Inscripción de la innovación en el ADN del equipo (  ).

Cooperación. Líderes actuando como catalizadores de un ambiente colaborativo, con personas realmente comprometidas con el equipo (  ). Compañeros mejorándose unos a otros, leales al ofrecer y pedir ayuda (  ). Alta «energización» colectiva: las brasas solo arden estando juntas (  ).

Al inicio, una pandemia altera las rutinas y las relaciones.  Al «transitarla», se cometen errores, pues se trata de una experiencia inédita. No obstante, los verdaderos equipos efectúan pausas para renovar vínculos y vigor (  ). No se escudan en la pandemia ni en el teletrabajo, permanecen efectivos en sus procesos. Reafirman su espíritu de servicio a clientes externos e internos (  ).

El respeto es esencial y la solidaridad es permanente. Priman el derecho al descanso, a la privacidad y al bienestar emocional (  ). ¿Cuál es su grado de satisfacción general respecto al desempeño y al ambiente de su trabajo? (   ). ¿Qué tan cerca llegó de los 100 puntos?

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: