Press "Enter" to skip to content

La manipulación de un Pueblo

Debemos Saber La Verdad

Hay que utilizar más la emoción del pueblo que su reflexión. Poner más énfasis en los miedos, temores y deseos que en la razón.

Pueblo: Como pueblo se denomina al conjunto de personas de un lugar, región o país. Desde un punto de vista político, el pueblo son las personas que forman parte del Estado, sin ningún tipo de distinciones de raza, género, religión, nivel económico o social.

A los pueblos nos han manejado con estrategias púbicas y privadas que las utilizan para manipularnos y para que les creamos a quienes las utilizan. Resumiendo como nos han manipulado:

Nos han distraido con entretenimientos pequeños para que no nos demos cuenta de lo que es importante. Dar pan y circo.

Nos han creado problemas para causar reacciones, que pueden ser violentas, para que el pueblo solicite las soluciones que los dirigentes deseaban imponer. Puede ser crear problemas de inseguridad y salud  y que el pueblo los acepte para volver a la normalidad.

Nos han impuesto poco a poco los cambios no populares y así no se dará cuenta el pueblo de los cambios y los aceptará gradualmente.

Como pueblo nos han hecho ver que los cambios dolorosos son necesarios para el bienestar en el futuro, porque pensando en el futuro, al pueblo no le costará aceptar los cambios dolorosos.

Todos los mensajes básicos deben ser sencillos y hablarle al pueblo como si fueran criaturas pequeñas.

Hay que utilizar más la emoción del pueblo que su reflexión. Poner más énfasis en los miedos, temores y deseos que en la razón.

Como pueblo nos han mantenido en la mediocridad e ignorancia, para que no nos demos cuenta de lo que sucede. Se debe iniciar con el control de educación mediocre.

A la gente de pueblo hay que hacerla sentir que son culpables de sus problemas, por su poca inteligencia, poca capacidad y por no esforzarse lo suficiente y así el pueblo no culpará al sistema y no se revelará en su contra.

Se debe promover lo relacionado con la autoculpabilidad de la gente del pueblo, para que se sientan culpables de todo lo mal que les ocurre, de lo malo que han hecho, de esa manera no se culpará al sistema y por lo tanto no se revelarán en su contra.

Las personas del pueblo que trabajamos en el sector privado y político, debemos participar para mejorar nuestros trabajos privados, políticos y a las autoridades del país, para que no se muera nuestra Nación.

Debemos analizar a las personas de los sectores privado y público para darnos cuenta quienes son, ver su pasado, conocer su historial personal, cómo han actuado y qué han hecho por nosotros y por el pueblo.

También debemos darnos cuenta de lo que hoy estamos viviendo, para escoger a las mejores personas en la vida privada y pública para estos tiempos, aunque no sean las ideales para todos los tiempos.

Debemos darnos cuenta de las formas de vida que se nos presentan:

Una forma de vida es la tradicional basada en la libertad, los derechos y responsabilidades individuales y el entendimiento compartido del bien común para todos. Esta forma de vida valora la libertad, el trabajo duro, la autosuficiencia, el voluntariado, la responsabilidad y el patriotismo. En esta forma de vida no hay ladinos, indigenas, mestizos, todos somos iguales y lo anterior debe ser nuestra aspiración para vivir mejor.

La otra forma de vida se hace sobre movimientos promovidos por personas egoístas y perversas de los sectores privado y público, que solo ven sus intereses personales y que nos dividen en las diferencias que se enmarcan dentro de la cultura religiosa, lingüística, racial, étnica o de género. También promueven cambiar las empresas y la sociedad que marca la pertenencia a ciertos grupos para que tengan en común una lucha por alguna forma de poder. Así mismo, utilizan las formas de prejuicios que tienen grupos del mismo origen, haciéndonos creer que la estructura es un poder dominante, desafiando un aspecto del poder estructural y que es totalmente ineficaz para que vivamos mejor.

Debe quedar claro que para lograr de la representación proporcional se requiere una redistribución interminable de la riqueza y pasar el poder de algunos grupos a otros grupos. Estos cambios y redistribución tan masiva solo puede lograrse mediante empresas y gobierno que actúen en forma tiránica y se sabe que esto no funciona en orden para el bienestar de todos.

Para ser buena persona en el  trabajo privado y en la política hay que trabajar por el prójimo y por el pueblo y no se debe actual como personas perversas, provocando ni promoviendo el resentimiento y/o el odio.

A las personas en las empresas y al pueblo hay que hacerles ver que cuando uno cambia de actitud o se retira, lo hace porque se busca el bienestar propio, el del prójimo y el del pueblo.

Ser verdadero dirigente privado y político significa que hay que estar hablando con gente diciéndoles la verdad, estar por todos lados y buscar el bien común. Los negocios y la política no se hacen desde un escritorio, una oficina, ni un despacho.

Yo como trabajador del sector privado y por haber sido político, hago ver que tengo mi buena cantidad de defectos y soy pasional, pero en mi vida nunca he fomentado el resentimiento y el odio porque aprendi una dura lección que me enseño la vida y es que con el resentimiento y el odio nos volvemos torpes y falta de entendimiento para comprender la realidad y nos hace perder la objetividad frente a las cosas de la vida.

El resentimiento y el odio es ciego como el amor, pero el amor es creador y el resentimiento y el odio nos destruyen. Una cosa es la pasión y otra es el fomento del resentimiento y el odio, porque hasta hace poco creíamos una definición de lo que es la libertad y esta definición nos dice que por libertad se entiende el seguir los deseos y las inclinaciones y así la libertad existe. Si por libertad se entiende que es solo para lograr nuestro propio beneficio y somos capaces nosotros mismos de gestar esas inclinaciones y esos deseos entonces la libertad no existe.

Hemos vivido con una definición de vida y nos la han cambiado ahora. Este es un problema que lo tienen las nuevas generaciones y por eso el trabajo privado y la política tendrán que hacerse cargo de la lucha por la felicidad y el bienestar humano, lo que está a cargo de la actual y las nuevas generaciones.

En la vida privada y política he visto que hay causas y efectos y todos los hemos pasado, pero algunas causas y efectos sobreviven y se tienen que transformar y lo único permanente es el cambio. La vida y la biología imponen cambios, pero también tiene que haber una actitud de cambio en todos nosotros, que es dar la oportunidad a las nuevas generaciones de construir y ayudar a construir el porvenir, ya que la vida se nos va y es inevitable, pero las causas y los efectos se quedan.

He visto y pasado por todo y he tenido problemas, pero no le tengo resentimiento u odio a nadie. Quiero transmitir a las nuevas generaciones que hay que darle gracias a la vida. Triunfar en la vida no es solo ganar, triunfar en la vida es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae o tiene problemas y hay que seguir adelante con la misma fortaleza y actitud positiva, para el bienestar común de todos.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: