Press "Enter" to skip to content

A 76 años de autonomía en la USAC

Lugar Hermenéutico

El 9 de noviembre de 1944, la Junta Revolucionaria del Gobierno de la República de Guatemala, emitió el decreto No. 12 por medio del cual se otorgaba autonomía a la Universidad de San Carlos de Guatemala.  El mismo entro en vigencia el 1 de diciembre de ese año.

A partir de entonces, se le otorgo a la USAC, libertad de cátedra, expresión y organización, esto significo sin duda un avance significativo en educación superior, así como en materia social y política en Guatemala.

La autonomía, es uno de los pocos legados que sobreviven de la primavera democrática que vivió el país y la misma surgió de la lucha por reconquistar las libertadas coartadas por sistemas políticos totalitarios que dominaron el país durante décadas.

Los principios rectores de la autonomía de la USAC son el ejercicio de la capacidad de autogobierno, los de la universalidad de las ideas, el pluralismo ideológico – político, la tolerancia, la dignidad de la persona y la reivindicación social.  Sus herramientas son el manejo propio del saber, la producción y adecuación de conocimientos, el ejercicio de la discusión y del debate intelectual, la no-sujeción a dogmas y la voluntad de brindar bienes y servicios a la sociedad guatemalteca, la cual le sustenta.

En este sentido, la Tricentenaria, ha sobrevivido a los diversos embates a los cuales ha sido expuesta, que incluso provocaron la desaparición, muerte y exilio de estudiantes, trabajadores, profesores, y autoridades académicas, lo que significó la mutilación intelectual del principal centro de pensamiento social, económico y político en la historia de Guatemala, sin embargo, ello solo ha aumentado la capacidad de resiliencia de la USAC

En la actualidad, la Carolingia se enfrenta a diversos desafíos, pero sin duda la presión por los recursos económicos que viabilicen seguir llevando, investigación, docencia y extensión a todos los rincones del país, es por hoy, un reto que rebasa el ámbito institucional.

La asfixia financiera de la USAC representa el ahogo al saber, la salud, y el bienestar de millones de guatemaltecos que se ven beneficiados con lo diferentes programas de ejercicio profesional supervisado que llegan al pueblo, a la aldea, a la comunidad, muchas veces donde ni siquiera las instituciones públicas rectoras del tema lo hacen.

La autonomía universitaria de la USAC, más que una historia escrita en piedra es una historia viva, la cual se va construyendo día a día, por lo cual tan importante como celebrar su aniversario, lo es también, reafirmar el compromiso por su adecuado cumplimiento.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: