Noche de paz, noche de amor

Hoy, ya no es Napoleón sino los dueños de las tecnologías digitales los emperadores de nuestras mentes y de nuestros logros.