Condenados a girar en círculos

Sin horizonte a la vista, el país no encuentra el rumbo.