Press "Enter" to skip to content

Educación, educación, educación

Antropos

La educación es la columna vertebral del desarrollo de una nación.

Por ello algunos grandes dirigentes mundiales cuando se les pregunta acerca de lo más importante a realizar, enfatizan que el camino es educación, educación, educación. De esto no hay ninguna duda, porque los países que más han invertido en educación, son los que gozan de mejores condiciones sociales, económicas, morales y de una equilibrada manera de conducirse socialmente sobre la base del respeto y la tolerancia. Precisamente el economista francés, Thomas Pikety ha dicho que la salud y la educación son necesarias e imprescindibles, porque sin éstas, una sociedad no puede sobrevivir con dignidad.

En esta línea de ideas, el libro La Educación encierra un Tesoro, bajo la conducción de UNESCO, afirmó en el año 1996, que uno de los pilares de la educación, es “aprender a vivir juntos”, lo que significa la comprensión de las otras personas, respeto, tolerancia y afecto. Sin embargo, a 24 años de esta afirmación, hoy día la misma UNESCO, nos refiere que este pilar de la educación tan importante para la convivencia humana, exige ampliarlo bajo la óptica del desarrollo sostenible y cuidado del medio ambiente.

Ahora bien, siendo que la sociedad reconoce el valor de la educación, corresponde como responsabilidad ineludible del Estado, realizar los mejores esfuerzos para un buen encaminamiento del proceso educativo. Esto nos obliga a pensar el rumbo de la educación que consiste en fraguar un pensamiento coherente tomando en cuenta no sólo las coordenadas de nuestra sociedad, sino del rumbo de la sociedad global que marcha hacia la valorización del conocimiento como la cuestión sustantiva de su propio desarrollo. Lo que se traduce a nivel nacional, en fortalecer la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje en el marco del derecho a una educación adecuada con calidad, pertinencia, equidad y una amplia cobertura. Obviamente la educación exige estudio y, sobre todo, imaginación que nace de una formación teórica. La educación es lo que marca la diferencia de una u otra sociedad.

En tal sentido entendemos que para el logro de grandes propósitos, como lo es alcanzar una buena educación, se necesita de una voluntad política que garantice el horizonte estratégico, la continuidad y sostenibilidad de la modernización educativa, en el marco de un consenso social que viabilice y materialice la cristalización de un acuerdo político de gran profundidad. Acuerdos básicos que trasciendan y superen las turbulencias políticas de la politiquería y de los gobiernos de turno.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: