Que hable el corazón después de mirar y ver

La coraza de la indiferencia hay que desterrarla de nuestro abecedario de sentimientos.