Soñamos con el fin del mundo

Era el mediodía en el Capitolio, el nuevo presidente de la principal potencia del mundo pronunciaba su discurso de aceptación del cargo ante una multitud de soldados y banderas.