Un paso en falso

¿podremos establecer una frontera en la que la mitad de la naturaleza permita vivir a los humanos en sociedad y en la otra mitad vivan las otras especies en libertad?