Amor en tiempos de Covid

La parte más dura para mí del Covid fue convertirme en una amenaza para quienes amo, y con quienes estuve positiva sin saberlo, de pronto este virus me prohíbe acariciar, prohíbe que me acaricien, abrazar y que me abracen.