Press "Enter" to skip to content

Una metáfora que cambió mi forma de ver la vida

Desde La Ventana De Mi Alma

Hay momentos en que la vida se torna difícil, buscamos con premura como encontrar solución, sin embargo, es la oportunidad única que tenemos de brillar en una forma que bajo otras condiciones sería imposible.

A mis 17 años en aquel verano acompañé a mi padre de vacaciones al campo, siempre tuve una conexión especial con él.

Mientras estábamos en el patio una soleada mañana, vimos hojas secas en el suelo.
“Ves esa hoja” me dijo mi padre, murmurando suavemente. “Esa es una hoja en su estado natural. Se ve verde sólo por causa de la clorofila; cuando la clorofila ya no está, cuando comienza a marchitarse o a morir, entonces aparecen sus colores verdaderos. Lo mismo ocurre con los seres humanos: cuando los tiempos son difíciles, cuando la vida no ofrece una cama de rosas, aparecen los colores verdaderos”.

Esas palabras de mi padre nunca las he olvidado, a mis 17 años, no pude entender el significado y la profundidad de esas palabras que eventualmente alteraron mi visión sobre la vida.

Ahora cuando los años han pasado me he encontrado de frente con momentos muy difíciles.

Yo siempre había sido débil por naturaleza, mi carácter no era lo suficientemente fuerte para parar ciertas cosas que me parecían injustas, sin embargo, mi semblante siempre triste dejaba al descubierto la tormenta que había en mi interior.

Ahora que mi padre no está recuerdo la historia de las hojas secas, que sus verdaderos colores brillan cuando se están marchitando.

Yo también me sentía como una hoja de verano, marchitándose, ante lo que estaba viviendo tan inesperado, y sin embargo mis colores verdaderos se estaban haciendo visibles. Estaba desesperada por que las cosas cambiaran, y recordar las palabras de mi papá me hacían estar igualmente desesperada por brillar en esos días difíciles.

Todo tiene que cambiar para bien, solo necesitamos valor y coraje para tomar la decisión de cortar con aquello que no va más en nuestra vida, con aquello que esta en contraposición con nuestros principios y nuestros sueños.

Ha pasado mucho tiempo, pero cuando atravieso momentos difíciles recuerdo a mi padre y la metáfora de las hojas secas de verano, y esto cambió mi forma de ver la vida. Cuando la vida se pone difícil, sé que tengo una oportunidad única para brillar en formas que bajo otras condiciones me sería imposible, al igual que una hoja de verano que al marchitarse revela sus colores verdaderos.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: