Press "Enter" to skip to content

Globalismo progresista socialista = viejo autoritarismo totalitarista

Análisis

Los socialistas creen que todo lo ajeno es de ellos y todo lo de ellos es propio también. Esto generó las “riquezas billonarias” en los listados de Forbes de Fidel y el resto de los Castro en Cuba, Hugo Chávez y su cartel en Venezuela, Vladimir Putin y su lista de 210 allegados en la Federación Rusa, China Continental y la cúpula del Partido Comunista. Más que una ideología resulta ser un berrinche resentido y revanchista de quienes llegan y se mantienen en el poder.

No existe la igualdad de las personas en un territorio o país socialista autoritarista, ya que lo único común de todos éstos lugares es que se rigen por dictaduras absolutistas y sus “líderes” se vuelven millonarios gracias a la explotación y expropiación de toda su población. El único fin del globalismo y socialismo es el beneficio personal de quienes los dirigen. No permiten la competencia, la diversidad de personas o de ideas.

Más de 100 millones de personas han sido exterminadas para proteger el poder de éstas élites socialistas. Incluso los “socialistas” y “progresistas” de hoy hablan de genocidio, inclusión, igualdad y justicia social, mientras que en el ejercicio del poder son peores que las más terribles criticas que ellos mismos generan sobre los otros gobernantes y estilos de gobierno. En el socialismo no hay inclusión, igualdad o justicia social y los peores genocidios de la historia los han realizado personas totalitarias socialistas y comunistas en el mundo en China Continental y la ex Unión Soviética. Exterminaron a etnias y sociedades completas en total impunidad. Todos los días, opositores son exterminados sin derecho de defensa y sin crítica alguna.

Lo mismo pasa ahora con los gigantes de la tecnología. Facebook acaba de eliminar los medios en Australia para no tener que pagarle a los medios de comunicación de ese país, compensación por el uso continuo y prolongado de las noticias que esos medios publican. Facebook genera unas cuatro veces el Producto Interno Bruto de Guatemala, sólo en sus ventas de anuncios y servicios publicitarios. Facebook censuró al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para según ellos no permitir que Trump realizara una “campaña de sedición” en Estados Unidos. Facebook ahora censura y bloquea al ejército de Birmania/Myanmar para “balancear” a las protestas y oposición en ese territorio luego de un golpe de Estado. La discrecionalidad y la búsqueda de beneficio personal del imperio de Facebook no tiene límites. Todo lo hace Facebook, en completa impunidad.

Lo mismo ocurre con los otros gigantes de tecnología como Netflix, Google, Amazon, Twitter y Microsoft. Esa idea incongruente e ilógica de que todo lo mío es mío y todo lo del resto también es mío (yo mando pero no dejo que nadie me mande) es calcada del socialismo, comunismo, autoritarismo globalista y progresista que se promueve hoy en día en todo el mundo.

Lo mismo pasa con los carteles de la droga y la Opep. En la búsqueda de enriquecimiento personal y grupal, están dispuestos a quebrantar la ley, eliminar a la competencia, manipular los precios y corromper a toda la oposición y autoridad, en total impunidad.

Una República existe para el bien común, dónde los pesos y contrapesos, alternabilidad en el ejercicio del poder público, Estado de Derecho, la libertad y la propiedad y el resto de derechos humanos básicos se respeten y se cumplan. Nadie puede estar por encima de la ley. Nadie puede obligar a otros a cumplir sin cumplir ellos mismos primero.  No hay derechos humanos que valgan en el socialismo, progresismo, globalismo y autoritarismo. No hay democracia, si sus gobernantes son vitalicios y son los únicos que se benefician. Son los únicos que deciden y mandan sobre el futuro de todos. Los monopolios y oligopolios tecnológicos y mercantiles funcionan igual que los absolutismos políticos y sociales.

En Guatemala, los que detentan el poder son los funcionarios electos, funcionarios y empleados públicos. Su interés y final es beneficiarse ellos mismos, no alcanza para nadie más, con que ellos estén bien o mejor, nada más importa. Defienden el statu quo (estado actual), sus intereses personales y sus conquistas sociales. No cumplen con sus funciones ni entregan los servicios esenciales a la población, colusionan entre sí para garantizar su impunidad. Se comprueba cuando gastan 107 mil millones de quetzales para cubrir los sueldos, viáticos, prebendas y pactos colectivos de los empleados, funcionarios públicos y funcionarios electos. Sin cumplimiento y entrega de los servicios esenciales por los cuales fueron creadas las instituciones públicas, dichas organizaciones dejan de ser necesarias. Al incumplir con sus objetivos legales, promueven la corrupción y la impunidad.

Lexicón:

Autoritarismo:  Régimen socio político que se basa en el sometimiento absoluto a una autoridad.

Progresismo: Régimen socio político que postula el desarrollo y el progreso de la sociedad en todos los ámbitos y especialmente en el político-social.

Socialismo: Régimen socio político que propone la eliminación (expropiación) de la propiedad y los derechos individuales, para beneficio del régimen que lo gobierna. Busca la igualdad social como fin último de su sociedad.

Globalismo: Régimen socio político que busca un único gobierno mundial, un único sistema legal-económico y social.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: