Press "Enter" to skip to content

Covid-19: mujer y su participación pública

Poptun

El Día Internacional de la Mujer -que se conmemoró el día de ayer 8 de marzo- fue institucionalizado en 1975 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para rememorar la lucha de la mujer por la igualdad de sus derechos, su participación en la sociedad y su desarrollo íntegro como persona.Su origen se remonta al año 1909, cuando unas 15,000 mujeres se congregaron en Nueva York para exigir una reducción de su jornada laboral, mejores salarios y el derecho al voto. 

El Día Internacional de la Mujer otorga la oportunidad de sensibilizar al público en general acerca de la importancia de lograr el acceso y la participación plena y equitativa para las mujeres y las niñas, además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, destacando cada año un tema relacionado con cuestiones de interés. El tema del Día Internacional de la Mujer de este año 2021, escogido por la ONU, es: “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”.

El motivo de la escogencia del tema del presente año, es con el fin de promover el efectivo liderazgo de aquellas mujeres que ya ocupan cargos públicos, para que, desde los cargos que ocupan ejerzan un liderazgo inclusivo e influyan en las políticas públicas y prácticas institucionales para que éstas respondan a cuestiones de género, en virtud que la responsabilidad de la igualdad de género, no sólo es cosa de hombres, sino que las mujeres son igualmente responsables para alcanzar esa igualdad. 

El tema también se relaciona con el informe del Secretario General de la ONU, del 21 de diciembre de 2020, denominado “La participación de las mujeres y la adopción de decisiones por ellas de forma plena y efectiva en la vida pública, así como la eliminación de la violencia, para lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas”, en el que se destaca que la falta de mujeres en los cargos decisorios del sector público hace que los gobiernos no estén preparados para responder a la crisis sanitaria de la pandemia COVID-19. 

En ese informe se refiere que a pesar que exista mayor participación de la mujer en la vida pública, aún coexiste prejuicio que las mujeres desempeñen funciones públicas, por la perduración de roles de género y por la discriminación legal, que resta valor a los aportes de la mujer, lo cual se acredita con el análisis de los equipos especiales de respuesta a la COVID-19 de 87 países, en las que solo el 3,5 % tenía paridad de género.

Se indica que “para que las tareas de respuesta y recuperación frente a la COVID-19 surtan efecto, es necesario que las mujeres estén representadas en toda su diversidad en los grupos especializados o equipos especiales de trabajo, así como en los procesos de adopción de decisiones legislativas, políticas y presupuestarias, aunque a tal fin haya que introducir medidas especiales, como las cuotas.”

En el informe también se subraya que las mujeres continúan sin tener mayor contribución en la vida pública y la toma de decisiones, no obstante que la intervención y el liderazgo pleno y efectivos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida obtiene progreso para la sociedad en general.  La exigua participación es un resultado de la violencia en contra de las mujeres, la que también se extiende en la vida pública. 

Definitivamente, es ineludible participar si se quiere influir en la sociedad, y es por eso que es preciso que las mujeres estén presentes en la toma de decisiones.  Las sociedades democráticas permiten la participación activa de la mujer, aquellas que no lo hacen, son semidemocracias, porque no aprueban la intervención plena del otro 50% de la población, que lo conforman las mujeres.

Es necesario avanzar de una sociedad machista a una sociedad democrática que reconozca el valor de la mujer y la importancia de su participación. Para realizar la transformación, hay que efectuar los ajustes necesarios en todo el sistema para equilibrar la contribución de hombres y mujeres en las responsabilidades colectivas, reformando las leyes discriminatorias y realizando las concesiones que este conglomerado social merece. 

El informe referido, revela claramente las consecuencias de la ausencia de la aportación de las mujeres en la vida pública y en la toma de decisiones, y revela que “las mujeres cumplen un papel fundamental en la respuesta a la COVID-19 y es necesario tomar medidas concretas para garantizarles la participación igualitaria.”

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

%d bloggers like this: