Press "Enter" to skip to content

Los Privilegios Mercantilistas, Matan El Servicio Al Cliente

Derecho Ajeno

Hoy más que nunca es imperante entender que el Mercantilismo es el gran enemigo del Consumidor final y por medio de los gobiernos estos enemigos del Libre Mercado se perpetúan afectando siempre al Consumidor Final que es el que le da o le quita el poder de crecer o no a cualquier empresa.

Hace varios años cuando se privatizaron los servicios estatales de telecomunicaciones, todos celebramos (en el caso de nuestro país a pesar de las “ Movidas” y falta de transparencia) el cambio que sucedió fue casi inmediato y fue muy positivo , nuestros servicios y costos de telefonía mejoraron a gran escala, sin embargo el fantasma de los privilegios no tardaría en llegar con leyes nefastas como impedir la portabilidad numérica , que es  el que da la libertad y el poder al consumidor de premiar o no a la empresa que le da un buen servicio y castigar a la empresa da un servicio deficiente y así poder  llevarse su número telefónico a donde el desee , así funciona este mercado en la mayoría  de países desarrollados.  Pero esta libertad de elegir por parte del consumidor fue condicionada por nuestros flamantes legisladores al no aprobar la ley de portabilidad numérica (conocida en el ambiente político como la Ley Tigo).  Esta ley en cuestión genera el marco ideal para que exista una competencia real en el mercado, debido a que el soberano es el consumidor o los millones de consumidores que premian o no a las empresas con su preferencia.  Pero este derecho se vedo por proteger a las dos telefónicas mayores del país.  Por su puesto entidades como la superintendencia de telecomunicaciones o la misma Diaco (monstruos burocráticos que cuestan muchísimo al país), solo sirven para defender los derechos de estos gigantes en contra del consumidor que es el que debería de mandar con su poder de compra, esta condición se aplica también a sectores como el financiero que con otras leyes proteccionistas, como los préstamos al Estado con interés, otra forma de corrupción mercantilista galopante, donde el Banco gigante del sistema para variar se lleva la mayor tajada, como lo ha mencionado el Lic. Giovanni Fratti en múltiples ocasiones.

Hoy en Guatemala la sombra de los abusos oligopólicos cada vez es más acentuada, debido a regulaciones obsoletas y proteccionistas a sectores específicos como el de telecomunicaciones o el Financiero. Alguien argumentara, pero estamos mejor que antes y por supuesto que SI, sin embargo, el espíritu de la privatización jamás debería de ser pasar de un monopolio estatal a un oligopolio privado donde las empresas deciden a su antojo tratar como se les dé la gana al consumidor. En muchas ocasiones Cancelar un servicio, es más “difícil que un parto” como diría Arjona, esto es ridículo.  La competencia se debe de abrir para fomentar que los servicios sean mejores y no al contrario.

¿Quisiera preguntarle a usted como consumidor que opina sobre el trato y el servicio al cliente que le dan empresas como las de telecomunicaciones o las del sector financiero en general? No tengo cifras, pero hablando con muchas personas y empresas puedo casi asegurar que el porcentaje de descontento es sumamente alto. 

Yo en lo personal Considero que en el sector de telecomunicaciones desde que salió el tercer competidor del mercado y la no aprobación de la portabilidad numérica esto viene en declive total. 

El Sector financiero no se queda atrás en la mala atención al cliente, ahora resulta que si tengo un préstamo y quiero abonar a capital tengo hasta que mandar una carta para que me lo autoricen, sino solo se aplica a las siguientes cuotas con intereses, algo que antes solo lo avisabas a la hora de realizar el pago.  Este es solo un ejemplo de cómo no les interesa beneficiar al cliente en general, porque su negocio no es con ellos, su negocio lo tienen asegurado con los prestamos ilegales y corruptos al Estado.

Estas empresas son cada vez más burocráticas y cada vez se ponen más trabas y más complicaciones al consumidor. El NO SE PUEDE se volvió parte fundamental de su día a día.  Pero al final este es el resultado en la práctica regulatoria, que no benefician la libre competencia real y protegen a estos sectores en vez de abrir la competencia y aprobar leyes que promuevan competitividad y no proteccionismo. No los negocios obscuros y mercantilistas que se dan entre los burócratas estatales de los 3 poderes del Estado y las empresas mercantilistas privilegiadas con este tipo de leyes. 

EL BENEFICIO DEL CONSUMIDOR DEBE SER LA PRIORIDAD esto solo lo lograremos con Competencia Real y Abierta y no con proteccionismo y regulaciones puestas a dedo para beneficiar a un pequeño grupo de empresarios mercantilistas. 

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: