Recobrarse de las llagas

Nuestra mayor sanación es la cercanía de corazones.