Press "Enter" to skip to content

Washington no puede interferir

Kidon

Se ha hecho pública, la visita que diferentes demócratas que laboran en el Departamento de Estado harán al país para coordinar temas relacionados con el sector justicia y seguridad, intromisión que constituye un golpe para la soberanía nacional.

Es por ello, que la Convención de Viena Sobre Relaciones Diplomáticas, y demás tratados internacionales de los cuales Guatemala es parte, tipifican como falta grave la intromisión de funcionarios consulares, diplomáticos o de otras nacionalidades en asuntos internos del país receptor o del que visitan, castigando con la declaración de non grato y la expulsión del entrometido.

Bastante hemos tenido con soportar los desmanes del exembajador Todd Robinson como para que otros extranjeros vengan a decirnos como gobernar nuestro país, y más, luego de los escándalos de corrupción de sus funcionarios judiciales y el evidente fraude electoral que sacudió los cimientos de esa nación.

Así, es mejor que inicien por ordenar su casa en vez de estar inmiscuyendo sus narices donde no son requeridos. Ya fue suficiente el daño causado con los apoyos financieros que se destinaron a la finada CICIG, como los que se entregan a USAID, y demás Onges encargadas de causar desestabilización social y su consecuente inmigración descontrolada hacia el norte, como para venir a imponernos por la fuerza jueces, magistrados o fiscales corruptos. 

A ese precio, gracias, pero no gracias, pues a la postre, saldrá más caro el caldo que los frijoles. Por fortuna, los guatemaltecos tenemos el ímpetu de seguir adelante, construyendo un mejor país, sin necesitar las migajas de otros, al final, ya lo vivimos cuando esa nación luego de meternos en una guerra de intereses ajenos nos dejó abandonados, y así, sin la ayuda ofrecida, nuestro glorioso Ejército fue capaz de derrotar por completo a los terroristas que pretendían ascender al poder por medio de la fuerza.

En vez de estar cayendo en la falsa retórica de la lucha contra la corrupción impulsada por los enemigos de la libertad para imponer un sistema globalista degenerado que les permita llegar al poder, deberían de buscar la forma de erradicar el consumo de estupefacientes en su país, el cual no sería de nuestra incumbencia si no nos tocara poner los muertos y soportar otros delitos relacionados con ese fenómeno criminal. 

Sepan, que la política internacional que han implementado es errónea y por ello, no claudicaremos en defender nuestra soberanía y en especial la libre determinación de los pueblos, ni aún con las amenazas de incluirnos en listas fantasmas, quitar visas o cualquier otro absurdo, pues, ante todo está el respeto y dignidad de nuestro país, lo cual no es negociable.

Ya la historia se ha encargado de enseñar que a ese país, no le mueven sentimientos de ayuda formal, sino intereses egoístas y falsas amistades que con posterioridad son abandonadas a su suerte, para crear nuevas alianzas convenencieras en su afán por someter a las naciones a su imperio e impedir su desarrollo. 

Hoy, tocará al canciller Pedro Brolo recibir a la delegación demócrata, por lo que esperamos como mínimo siga los pasos de su antecesora y haga valer los principios de no intromisión y respeto a la soberanía nacional, exigiendo a los visitantes no inmiscuirse en asuntos internos, bajo el apercibimiento de declararlos non gratos y expulsarlos del país, pues, de consentir una invasión directa o solapada, será responsable de violentar el orden institucional y desde luego denunciado por ello. 

Artículo 140 de la Constitución: “Estado de Guatemala. Guatemala es un Estado libre, independiente y soberano, organizado para garantizar a sus habitantes el goce de sus derechos y de sus libertades. Su sistema de Gobierno es republicano, democrático y representativo”.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: