Press "Enter" to skip to content

Conociendo el Populismo

Debemos Saber La Verdad

La gente tiene que estar unida porque el bienestar de uno se encuentra unido al bienestar de los demás y así todos viviremos mejor. Una vez optemos por estar mejor y superados no se creerá, ni se apoyará, ni se aceptará lo que dicen y ofrecen los populistas porque se ha demostrado que arruinan los países.

Debemos darnos cuenta de que los populistas son = a los socialistas = a los izquierdistas = a los socialistas del siglo XXI. Como los casos, entre otros, el de Hitler, Stalin, Fidel Castro, Chávez, los actuales presidentes en México y Argentina.

Los populistas inician haciendo publicidad pagada para que los conozcan, utilizan mercadeo adecuado para que lo que dicen sea lo primero que surja en la mente y que llegue a las emociones personales de la gente, lo repiten mucho para que les crean lo que dicen.

Se presentan como pacificadores diciendo que en su país van a terminar con la corrupción y la impunidad, ya que es algo nacional o mundial. Como hemos visto en varios países de América Latina y Europa, algunos líderes populistas que han sido acusados de corrupción e impunidad, casi ninguno de ellos ha sido condenado jurídicamente, sino que siguen influyendo es sus países. 

Luego a los populistas por algún tiempo se les cree parte, porque se identifican con la gente y porque dicen lo que la gente quiere oír, además ofrecen soluciones que aliviarán el malestar de las personas y así los aceptan. También dicen que todos los problemas que existen en su país son causados por los gobiernos anteriores

En la primera parte de sus gobiernos los populistas se aprovechan y benefician de lo que dejaron los gobiernos anteriores que es cierta estabilidad, presupuesto de gobierno funcionando, economías en crecimiento, mercados internos y de exportaciones operando, etc. y se lo ofrecen a la gente como trabajo de ellos para darle todo a la gente.

Al poco tiempo los gobernantes populistas empiezan a perder credibilidad y la gente deja de creerles, porque demuestran que no tienen experiencia real de cómo gobernar, que no tienen equipos de trabajo ni programas para solucionar los problemas, que no tienen el conocimiento de los mercados internos e internacionales, que no pueden combatir la corrupción y violencia, pero siempre dicen al pueblo que no se pueden resolver los problemas por culpa de gobiernos anteriores y de sus enemigos.

Como a la gente rápido se le olvida el pasado, no preguntan a los populistas porque mienten y solo aceptan sus mentiras. Así los populistas juegan con los tiempos y son vendedores de esperanzas para el futuro, diciendo que todo va bien, pero no hablan de la realidad del presente. Tampoco asumen la responsabilidad del presente, presentando información de ellos fabrican y diciendo que tienen otras alternativas que las presentarán; también dicen que los medios de comunicación, empresarios, exportadores y otros son sus enemigos políticos y que trabajan en su contra para que les vaya mal en las cosas que los populistas hacen por el pueblo. 

Como en realidad los populistas no se dejan gobernar, ni tienen programas reales de gobierno para mejorar los países, los resultados que la gente ve no son buenos ni cumplen lo prometido, pero los populistas lo justifican haciendo ver que es una lucha del bueno, que son ellos, para terminar con lo malo que les dejaron sus enemigos. 

Cuando los populistas no cumplen con lo prometido, siempre prometen cosas nuevas y así la gente olvida las promesas anteriores. 

La estrategia que siempre tienen es una idea central diciendo que todo es para el bien del pueblo y todo lo manejan alrededor de esa idea. Pero cuando aparece algo malo dicen que tienen que hacer trabajo para terminar con ese mal. Así hacen sentir al pueblo que los populistas son los autores de hacer cosas para terminar con ese mal y por eso algunas personas aún les creen. Para fortalecer lo que dicen los populistas, sostienen que es parte de un proyecto y reiteran que los que están en contra de ellos es porque no quieren que terminen con ese mal.

Aún cuando la gente sufre malas consecuencias por actuaciones de los populistas, se apoyan en la gente más ignorante que solo ven noticias y no analizan y les dicen que los conservadores o quienes desean detenerlos son envidiosos y que los están agrediendo.

Los populistas de cualquier tendencia que entran al poder por la democracia electorera prometen todo, un mundo maravilloso, cumplir la Constitución y las leyes, mienten abiertamente, manipulan y hacen propaganda, pero también se encargan de destruir poco a poco las instituciones de las naciones, las leyes, la separación de los poderes del Estado, las comunicaciones, la libertad de expresión, la libertad individual y aún así tienen grupos que los acompañan para hacer ver a la gente que todo va bien y utilizan todo para acabar con la democracia.

Mucha gente dice que les creen a los populistas porque están en una rutina y no quieren sobresaltos, tienen un estado mental sin incentivos y por eso permanecen pasivos, creen que comparten los mismos deseos de los populistas porque les conviene y no quieren problemas con el gobierno, porque piden dinero o regalos y se los dan los populistas y al final piensan que algún día sucederá algún cambio, pero mientras tanto las mentiras de los populistas los hace vivir conformes. 

Desde hace como 75 años se ha estado diciendo a las nuevas generaciones que la política nos es para ellos y que es para los políticos, se les formo así para que no participaran en política y por eso en el camino surgieron los populistas. Pero durante ese tiempo hay que ver que los presidentes y/o gobiernos populistas que han gobernado, por sus actuaciones políticas y economías mal manejadas han destruido sus países. 

Las comunicaciones hoy día son más movidas y rápidas y así nos podemos dar cuenta de los desastres de los populistas y los precios que los pueblos han tenido y tienen que pagar. 

No hay verdadera oposición política en los países gobernados por populistas y eso delata que algunos están jugando a la oposición, pero así se juega un papel de cómplices de los populistas.

Una cosa es decir lo que se hace por el bien del pueblo y otra cosa es arreglar los problemas del país. Hay que ver y analizar el costo que debe pagar esa sociedad o ese país mientras duren en el poder los populistas.

Los populistas seguirán en el poder todo el tiempo mientras puedan, apoyándose en las minorías que dicen les creen o reciben algo. 

Esta en nuestras manos hacer frente al populismo, a través de participar para fortalecer todas las instituciones, para que las naciones sean verdaderamente democráticas, que haya libertades, que se cumplan las leyes y las Constituciones, que haya la división de poderes y que haya justicia en todo nivel.

Una vez superada la gente ya no creerá ni apoyará a los populistas, ni se aceptará lo que ellos ofrecen, porque públicamente se ha demostrado que arruinan los países que han gobernado, por lo que se puede derrotar o cambiar el populismo con la participación de los ciudadanos que optemos por mejorar nuestro país, pero debemos hacerlo y ayudar a que otros hagan lo mismo, porque el bienestar de cada uno se encuentra unido al bienestar de todo un pueblo.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: