Press "Enter" to skip to content

El silencioso lavado de dinero

Punto de Vista

Una noticia que llamó la atención en estos días ha sido la Operación Lavado de Activos. Según notas de prensa, el Ministerio Público afirma que el abogado Francisco García Gudiel, simuló asesorías legales para lavar más de 69 millones de quetzales mediante varias operaciones bancarias, dinero que fue a parar a sus cuentas personales, provenientes de implicados en el caso Construcción y Corrupción Fase 1.

¿Cómo mueven estas cantidades tan altas? El lavado de dinero es silencioso. Es una práctica delictiva que procesa las ganancias ilegales o dinero ilícito, por medio de una serie de operaciones o transacciones con el fin de “limpiar” o “blanquear” los fondos obtenidos para que parezcan provenientes de actividades legales.

Es un delito de cuello blanco, una actividad ilícita que pasa inadvertida para el ciudadano común, parece inofensiva, no llama la atención como las muertes violentas, sin embargo, causa un enorme impacto en la sociedad y su poder corruptor es infinito. Resulta muy difícil dimensionar el daño producido por el lavado de dinero, es una enredada relación y de vínculos. 

De más está decir, que para el resto de los mortales realizar ciertas transacciones bancarias como cambiar 100 dólares o incluso recibir una remesa, puede resultar en una actividad bastante complicada: llenar formularios, preguntas sobre el origen y destino del dinero, fíjese que el billete está arrugado, fíjese que de 20 dólares no aceptamos y un sinfín de peros. Está bien, son los procedimientos para la detección del lavado de dinero. Entonces, con mayor razón: ¿cómo hacen para mover 69 millones de quetzales y justificar esa cantidad? ¿Cuál es el origen y destino del dinero? ¿69 millones de quetzales daba la impresión de una actividad legal? ¿Se aplicó la política de conozca a su cliente?

Los bancos están obligados a identificar las operaciones de sus clientes (persona individual o jurídica) que no guardan relación con la actividad económica que de ellos se tiene conocimiento, es decir, aquellas operaciones que se salen del perfil y del segmento del mercado en que se sitúa el cliente, debiendo reportar a la Intendencia de Verificación Especial (IVE).

Por cierto, el día 11 de marzo de 2021, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y el Grupo Egmont ha publicado un informe relacionado con los indicadores de riesgo en el blanqueo de capitales relacionado al comercio. Dicho informe, complementa un Informe de diciembre 2020, sobre las últimas tendencias en los procedimientos de lavado de dinero, que también incluyó un conjunto de buenas prácticas para facilitar a los países a mitigar los efectos del blanqueo de capitales. 

El informe se puede consultar en el siguiente link http://www.fatf-gafi.org/media/fatf/content/images/Trade-Based-Money-Laundering-Risk-Indicators.pdf

El caso anterior, es uno de tantos. Sin embargo, queda la percepción de una “institucionalidad cáscara”, es decir, la existencia de la institucionalidad formal, pero sin suficientes dientes para actuar con contundencia frente al lavado de dinero. Suena a la punta de un gran iceberg.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

One Comment

  1. Ronald Villatoro Ronald Villatoro 18 abril, 2021

    Exactamente así es! Pagar hasta 500 dls. En una tarjeta de crédito o billetes arrugados, una infinidad de preguntas o formularios que debemos llenar. O cómo dicen, ellos hablan a Gerencia y uno con los cajeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: