OpiniónColumnas

La nueva alianza con Estados Unidos

Sueños…

Centroamérica ha sido siempre un mundo perdido en las relaciones internacionales. Súbitamente, en el siglo XXI está región llama la atención de los estrategas de Washington. Qué razones hay de fondo para este súbito amor e interés por esta región olvidada. Hasta el punto que el imperio nombra a su vicepresidenta, y futura presidenta, Kamala Harris como responsable de enfrentar los problemas político-económicos de este istmo perdido en el tiempo.

La tarea de Estados Unidos en la reconstrucción del Estado en la región es titánica. El problema está determinado por factores que provienen de varias fuentes. Por un lado, la estrategia de Estados Unidos de incorporar a China a la organización mundial del comercio, para utilizar sus enormes recursos de materias primas y mano de obra barata, trasladando al territorio asiático sus fábricas y procesos productivos fueron fatales. Contrario al prejuicio gringo y europeo de que China sería, ceteris paribus, eternamente atrasada, resultó que la dirigencia china se preparó para aprender la tecnología y los métodos de producción, y pasó de ser el país número 12 de la producción mundial en el 2001 a ser el número 1 en el 2018, y sigue avanzando. Por supuesto per cápita pasó de 7 mil $ a 14 mil al 2021. Aún lejos de Estados Unidos, que tiene 38 mil $ por habitante. Pero, en términos absolutos ya disputa el liderazgo mundial. Con un Estados Unidos estancado, con elevados niveles de desempleo y problemas sociales intensos.

Allí entra el pentágono del norte. Estados Unidos quiere detener la migración masiva y sin control. Y con horror comprueba que la solución estaba en las reformas de Guatemala y Costa Rica en 1944 y 40. Es decir, organizar Estados de capitalismo democrático, con inversión social en educación primaria y secundaria, y salud. Así como instituciones democráticas representativas, con pluralismo político y elecciones periódicas, para fortalecer las instituciones del Estado y darle viabilidad al crecimiento económico y la estabilidad social. Ante los ojos abyectos de la dirigencia gringa se dan cuenta que fueron los organismos de seguridad de Estados Unidos y su principal aliado, quienes diseñaron la estrategia de desmantelar las reformas en el triángulo del norte, donde solo Costa Rica, por la inteligencia de su pueblo se salvó de la contraofensiva antidemocrática. Estados Unidos invadió y desmembró las reformas que le hubieran dado una salida al progreso social. Por supuesto la izquierda no supo negociar las reformas o ni siquiera le dieron la opción.

Estamos aquí con un equipo representando la Casa Blanca y otros organismos del Departamento de Estado, para subrayar la importancia que Centroamérica tiene para los Estados Unidos en este momento, que no puede quedar más claro que la designación de la vicepresidenta Kamala Harris para liderar el esfuerzo para intentar atender, no solamente los asuntos puntuales vinculados a la migración, sino que también a las causas, que es lo que está impulsado este movimiento irregular desde Centroamérica a través de México hacia los Estados Unidos.

Por eso el enviado especial de Kamala, Ricardo Zúñiga, está tratando de enmendar el error casi 80 años después. Vino a Centroamérica, vió que no hay muchos aliados de la democracia y la lucha anticorrupción y no le quedó otra que reiniciar la Cicies en El Salvador, conversó mucho en Guatemala, y no tuvo nada que hacer en Hondura. Solo quedan las CICI (con g, es y h). según Zúñiga, el Departamento de Estado, la Casa Blanca o las agencias de seguridad gringas tienen fe, confianza, en superar los retos de la región, asegurar estabilidad y frenar la migración. Dice que quiere “atender alguna agenda que atiende a elementos que no solamente tenemos que tratar en términos de asegurar nuestras fronteras, y aquí quiero enfatizar: la frontera de los Estados Unidos está cerrada.” Es decir no tiene ni agenda ni tiene seguras sus fronteras. Lo único que puede resolver el tema, y los enviados gringos están lejos de verlo, es fortalecer una sociedad democrática en cada país de la región. Una agenda nueva una agenda democrática que incluya democracia pluralista y participativa, con inversión social en educación primaria y secundaria obligatoria en la realidad, con protección de áreas de la naturaleza que abarquen el 50% del territorio y economías competitivas de pequeñas y medianas empresas, desmantelando los grandes monopolios.

Y, eso fue todo, promesas sin contenido, palabras vanas. Hasta que no se apoye la agenda nueva, la agenda democrática.

Las sociedades del pentágono del norte son Estados fallidos. No tienen instituciones nacionales democráticas y representativas, no tienen unidad nacional, no tienen estrategia nacional de desarrollo. Viven un capitalismo feudal. Es decir, producen para vender y obtener utilidades, pero no bajo la competencia de empresas burguesas, sino con el dominio de autocracias poderosas: iglesia, ejército, terratenientes. De allí que Estados Unidos puede apoyar la nueva agenda para reconstruir estas naciones o volver a su vieja y querida escuela, financiar organismos militares represivos. Pero ya no queda tiempo para esas soluciones.

Guatemala, es un ejemplo de Estado fallido, en lugar de vivir de las rentas de sus ciudadanos, vive de las remesas de los exiliados económico-sociales y de las limosnas del “grupo de donantes G13”.

La historia está llamando a la creación de un nuevo paradigma del desarrollo. Hay que crear sociedades solidarias, respetuosas del resto de especies, educadas y acceso a servicios de salud de calidad y con producción de subsistencia. Es el paradigma que salvará la vida en la Tierra.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Cristobal Pérez-Jerez

Economista, con maestría en política económica y relaciones internacionales. Académico de la Universidad Nacional de Costa Rica. Analista de problemas estratégicos, con una visión liberal democrática.

Avatar de Cristobal Pérez-Jerez

One thought on “La nueva alianza con Estados Unidos

  • Avatar de Rina

    La historia de nuestros países se sigue escribiendo con frialdad, Estados Unidos está en crisis, difícil q nos saque de este estado catastrófico en q esta Guatemala

Comentarios cerrados.