Press "Enter" to skip to content

¿Viene el crash en los mercados bursátiles?

Idealis Mundi

Por Alejandro A. Tagliavini*

Hace un año, Goldman Sachs (NYSE:GS) escribió sobre una teoría simple y realista -como todo lo simple-: “Los inversores no pueden darse el lujo de esperar la resolución de un problema que saben que se resolverá”. Un año después, Wall Street parece que ha decidido que los confinamientos y demás represiones estatales ya es algo pasajero.  Sin duda, el comportamiento del mercado bursátil la semana pasada nos puede estar dando señales de que han descontado ya todas las noticias positivas.

En ZeroHedge destacan estos factores:

  • Los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años cayeron alrededor de 10 puntos básicos esa semana hasta el 1,57%.
  • Tres de los sectores con mejor desempeño en el S&P 500 fueron los tradicionalmente defensivos: Salud, inmobiliario y servicios públicos.
  • El sector financiero se situó entre los de peor desempeño a pesar de lo que en el papel parecía ser un trimestre extraordinario para las ganancias reportadas de los grandes bancos de inversión.

“La euforia de las vacunas -y la esperanza de que esto apacigüe las ansias represoras de los políticos- conducirá a la caída del mercado”, advierten desde Bank of America (NYSE:BAC) (BofA). Sucede que el vértigo de la subida y los efectos nocivos -como la inflación- de los USD 1,9 B en nueva ayuda que el Congreso acaba de aprobar, traerá una corriente descendente más temprano que tarde. 

Por su lado Phoenix Capital Research publicó una nota titulada “Sí, es una burbuja… y sí, el crash viene a continuación”. Ese sentimiento recuerda el histórico comentario en 1996 de advertencia de Alan Greenspan, entonces presidente de la Fed, de que el mercado estaba sumido en una “exuberancia irracional”.

Por su lado las materias primas -incluidos la soja, el trigo y maíz- alcanzan un punto de inflexión de 25 años según Kimblecharting.

Los granos, la energía y los metales alcanzaron nuevos máximos de varios meses durante los últimos 12. Y esto ha generado preocupaciones sobre los costos de los insumos y la subida del IPC. El anterior es un gráfico “trimestral” de más de 25 años del índice básico de materias primas de Thomson Reuters (Thomson Reuters Core Commodity Index).

Como se ve, las materias primas han estado en un amplio canal de tendencia bajista -atribuible a la mejor tecnología que permite bajar los costos de producción- desde que alcanzaron su punto máximo en 2007-2008. Además, este tramo de 25 años ha dibujado una importante línea de pivote de soporte/resistencia (señalada con flechas rojas y verdes) que el actual repunte de cinco trimestres está poniendo a prueba (ahora como resistencia). Y, al mismo tiempo, en el punto señalado (1) está probando la parte superior de su canal de precios descendentes de 13 años.

Párrafo aparte merecen algunos metales preciosos. Los precios del oro -tradicional refugio de valor a largo plazo- que subieron un 25% el año pasado, caen más del 6% este año, lastrados por un alza en los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU., aunque un dólar más débil limitaba las pérdidas y mantenía al lingote cerca del máximo de siete semanas. Y, como se ve en el gráfico siguiente la tendencia se antoja al alza.

Otro metal que está dando qué hablar es el platino valorado, además, por su amplia gama de aplicaciones industriales, médicas y electrónicas. La mayor parte producida comercialmente proviene de Sudáfrica, que cuenta con alrededor del 80% de las reservas globales, seguido de Rusia, Zimbabue, EE.UU. y Canadá. Según datos del World Platinum Investment Council, “el atractivo de la inversión en platino ha ido siendo cada vez más convincente en 2020… Se prevé que la demanda crezca un 3% en 2021”. Muchos analistas del sector señalan que, por niveles históricos, el platino es barato con respecto a sus homólogos y, como metal precioso e industrial, tiene un gran potencial al alza.

Por caso, el fondo (ETF) Aberdeen Standard Physical Palladium Shares (NYSE:PALL) permite a los inversores participar en los movimientos del precio del platino físico y sube un 12% en lo que va de 2021. 

En cualquier caso, la estrella de las inversiones fue el Dogecoin que subió más de 450% la semana pasada y se ubicó en el top 5 de las criptomonedas.  A principios de enero de 2021, un grupo de Reddit, conocido como SatoshiStreetBets, buscó aumentar activamente el valor de Dogecoin alentando a otros miembros del grupo a comprar en un esfuerzo por impulsar el valor de la moneda “a la luna”.

Y este 20 de abril, fue declarado el “DogeDay” por sus partidarios. Según los datos presentados por TradingPlatforms.com, los inversores de criptomonedas tenían como objetivo impulsar el precio de Dogecoin a USD 0,69 dólares en este “día del Doge”. Y tenían la esperanza de continuar este boom hasta alcanzar el valor de USD 4,20 en junio. Sin embargo, este martes 20 esta cripto caía 15% hasta los USD 0,33 mientras el Bitcoin se mantenía estable y destacaba el Binance Coin que trepaba más del 14%. 

Lea más del autor:

%d bloggers like this: