Press "Enter" to skip to content

¡ES MOMENTO DE ALZAR LA VOZ!

Estimados amigos de Cocina al Desnudo durante algunas semanas he estado fuera del aire al no escribir mi columna en este prestigioso periódico. Emociones encontradas y el reto de construir mi nuevo Atelier Culinario Quintana Bistrot en Plaza Fontabella zona 10 y al mismo tiempo demoler mi restaurante en su antigua locación en un centro comercial de zona 16, por pedir dialogo en defensa de los derechos humanos y civiles del gremio restaurantero. Y en el momento presente estar haciendo visible la crisis económica que conlleva para la industria de la hospitalidad las nuevas disposiciones presidenciales que ahorcan y asfixian la insipiente reapertura de la gastronomía, bares, hoteles y eventos en general.

El mercado de la hospitalidad está pasando por su peor momento después de la última pandemia a principios de 1900 y II Guerra Mundial. Mi elección ante la crisis… He decidido creer más que nunca en Dios, en mi talento y mí amada Guatemala. Lo impresionante es que está sucediendo un caos en la industria a nivel mundial. Incluso tengo amigos con restaurantes de Estrellas Michellin que están pasando la peor crisis de su historia.

Por ello hoy resurjo con nuevos aires y mejores brillos con la puesta en mesa de experiencias BSpoken de mi nuevo Atelier Culinario Quintana Bistrot en lo apartado del jardín de los pinos en Plaza Fontabella ( frente a BancoIndustrial). Pero no todo es color de rosa, la nueva locación fantástica, la visita de clientes en aumento cada día hasta que llegaron las nuevas disposiciones presidenciales hace una semana que bajaron los ánimos de las industrias de la hospitalidad y la hostería que incluye de la mano hoteles, bares, restaurantes y centros comerciales. Basado en los puntos anteriores deseo comentarles varias cosas.

La lenta agonía del gremio de la hospitalidad.

Quiero citar esta pequeña reflexión sobre nuestro himno nacional. 

Libre al viento tu hermosa bandera a vencer o a morir llamara.

Los meseros ya han salido a las calles a pedir clamor por la industria y no tardaremos en acompañarles cocineros, baristas y bartenders. Necesitamos normas de bioseguridad, necesitamos una campaña masiva de vacunación eficaz y rápida, nos encontramos ente los últimos lugares de Latinoamérica con respecto a la campaña de vacunación y señores todos quienes servimos en la línea de batalla de los fogones estamos en riesgo constante por atender a nuestros amados huéspedes, necesitamos vacunarnos ya… Pero sobre todo necesitamos la libertad de poder trabajar para juntos como sociedad pobres y ricos, grandes y chicos mantener en alto la economía de este país que gracias a la pandemia y a la poca coyuntura social va en picada, de no tomar acciones de inmediato nos sumergiremos en una crisis política y económica nunca antes vista ni siquiera en la época del conflicto armado interno. 

Señor Presidente todas las personas que formamos parte de la Industria de la hospitalidad estamos de acuerdo en guardar la sana distancia, en ejecutar de forma eficaz y a conciencia los protocolos de bioseguridad en nuestros negocios Pero es importante revocar las últimas disposiciones presidenciales porque de no ser así se estaría asfixiando el último aire en esta bella industria de la hospitalidad lo cual dejaría a miles de personas sin trabajo y las entregaría sin querer al vandalismo y al desorden social. 

Quiero comentarle con humildad. Que durante el último año me ha tocado defender con uñas y dientes pero principalmente con la razón y la moral al gremio de la hospitalidad pues se han cometido atropellos e infamias desde las disposiciones de gobierno hasta las ejecutadas por encumbrados magnates de un pseudo neoliberalismo. Incluso me tocó demoler mi restaurante en su antigua locación, por decir basta ya de atropellos. Sufrí en carne propia intimidación, la coacción de impedirme trabajar de manera honrada y honesta, cocinando y consintiendo a mis clientes que aman ser atendidos y sorprendidos por mi atención y mis sabores. Como yo han sufrido esta crisis muchos restauranteros y emprendedores sin tener un aliento, apoyo económico o estrategias de gobierno que nos lleven de la mano a trabajar en equipo en pro de la industria de la hospitalidad en Guatemala. Y cabe mencionar que en la región centroamericana esta industria era la reina en diversidad y atención al cliente en el istmo.

Hoteles, restaurantes, cafés y bares han cerrado sus puertas para siempre porque han quedado sitiados por las normativas del gobierno y como vuelvo y repito la nula actitud de apoyar. Las cuales en lugar de buscar trabajar en equipo en una buena estrategia de vacunación y medidas de bioseguridad únicamente han cerrado la autorización para poder operar bajo estrictos horarios y restricciones inverosímiles como la ley seca. Las consecuencias las están sufriendo clientes, empresarios pero sobre todo el pueblo y la clase trabajadora que vive al día y necesita se le den herramientas para combatir la pandemia pero también LA LIBERTAD DE TRABAJAR DE SOL A SOL CON HONRADEZ Y TRANQUILIIDAD para llevar el pan a sus casas.

Es muy importante hacer del conocimiento de las personas de gobierno que más de 200,000 familias dependemos de la industria de la hospitalidad directamente. Además están vinculados con nuestra industria: Las licoreras, distribuidoras de cervezas, vinos y otras bebidas así como también campesinos que siembran y cosechan sus productos para hacerlos llegar a nuestros restaurantes, bares y hoteles. Pero Señor Presidente pedimos de manera atenta y educada se nos escuche, se tome en cuenta nuestra voz, pues este apocalipsis de la económica NO afecta únicamente y atañe a los hoteles de lujo o a los restaurantes de Fine Dinning de la ciudad capital, Xela o Antigua Guatemala, también estas nuevas disposiciones presidenciales con los nuevos horarios ley seca y detrimento en los aforos de centros comerciales, hoteles y restaurantes también deterioran las ventas y afectan las vidas de  los lancheros, los taxistas, los vendedores de artesanías y de dulces típicos, los Ubers, los organizadores de eventos y cualquier otra actividad y emprendimiento que pueda dar una maravillosa experiencia al turismo nacional y extranjero. 

Espero que estas humildes y sórdidas palabras hagan reflexionar a las personas de gobierno que pueden tener injerencia en que NO se provoque un estallido social o una Revolución civil cuando llegue el hambre y la carestía al no tener ingresos suficientes para poder mantener a sus familias las personas que dependen de este gremio y de otras industrias adyacentes. Esto aunado a la crisis sanitaria y hospitalria.

Como el Ave Fénix…

Señor Presidente o debería decir Señor vicepresidente (Presidente en funciones) en sus manos está poder revocar las últimas disposiciones que se promulgaron hace una semana. Lo único que queremos en la industria de la hospitalidad es poder resurgir como el ave Fénix juntos cocineros, meseros bartenders, defendiendo nuestro trabajo y ganando nuestro pan con honradez gracias por escuchar y tomar en cuenta estas líneas de un humilde cocinero que habla en nombre de todo el gremio de la hospitalidad. Necesitamos que nos auxilien para poder trabajar en paz. Es urgente apoyar al sector con bonos y estrategias inteligentes para poder sostener y hacer crecer este gremio que sostiene a más de 200,000 familias. No podemos más, por favor reflexionen, nuestro gremio crea fuentes de trabajo honrado pero más restricciones pueden provocar un estallido social el cual no queremos ver que suceda y mucho menos vivirlo. Y si nos unimosY si dialogamos… y si trabajamos en equipo ¿no construiríamos unamejor Guatemala en medio de este caos?

#LaComidaNosUne
#SiAMedidasRacionales
#NoALaLeySeca
#Queremos Trabajar

Abrazos al alma

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: