Press "Enter" to skip to content

“ARS LONGA, VITA BREVIS”

Barataria

El médico griego Hipócrates fue quien introdujo este aforismo traducido posteriormente al Latín y que en términos generales significa: “ El arte es eterno, la vida es breve”.  En realidad, el arte precede a los artistas que, con el paso del tiempo, en el devenir de la vida dejan de existir pero sus obras permanecen por mucho tiempo y, a veces hasta siglos después.  El arte como tal viene siendo lo que sociológicamente denominados instancias de la supraestructura social y que en muchos casos representa tanto las vivencias cotidianas o bien la importancia del régimen y los gobernantes.  Esto es completamente cierto cuando estudiamos la historia de las naciones cuyos datos van variando de cuando en cuando para darle carácter adecuado a los grupos dominantes en la misma y de allí que al estudiar historias como la guatemalteca vemos como se exalta ciertos grupos en detrimento de otros, la misma historia guatemalteca que se nos enseña es una historia de marginación, exclusión y de pobreza debida, de tal manera que para muchos la conquista española solamente significó un “paseo” de los conquistadores cuando en realidad no fue así tomando en cuenta que, en muchos casos les llevó tiempo, a veces años y alianzas con señoríos de los pueblos originarios para poder vencer a otros pueblos.

Recientemente se llevó a cabo la inauguración del paso a desnivel denominado “La Marimba” en zona 15 de la Ciudad de Guatemala, quiero reafirmar que he sido crítico de la administración municipal que ha estado en manos del mismo grupo desde hace más de treinta años que se han “rolado” la Alcaldía desde Álvaro Arzú, pasando por Oscar Berger, Fritz García-Gallont, volviendo a Álvaro Arzú hasta su muerte y por último al señor Ricardo Quiñonez quien cubrió un periodo y repitió.  Mis criticas a la Administración Municipal es porque ha sido una cueva de negocios propios, plazas con contratos de suculentos emolumentos a parientes, una Policía Municipal de Transito cuya función es establecer verdaderos puestos de asalto en donde la única tarea es verificar si, los conductores de vehículos, tiene multas de tránsito no pagadas y que, de otra manera les retienen ilegalmente las licencias, el vehículo y no los dejan ir hasta pagar, incluso llegan al colmo de establecer estos puestos de registro cerca de agencias de un banco del sistema en donde se deben pagar estas multas o bien cuentan con P.O.S para que puedan pagar con tarjeta de crédito y débito.  Esta Policía Municipal de Tránsito, no es preventiva, los automovilistas van hasta a 120 kilómetros por hora en una calzada o en el Anillo Periférico pero eso no importa, porque para eso “estan las fotos” y con ello la imposición de multas violando cualquier derecho de defensa.  Son millones de quetzales destinados a un cuerpo policial que lo que menos hace es controlar el tránsito y curiosamente en donde lo controlan es donde más embotellamientos hay.  En fin, la administración municipal que por más de 30 años ha manejado la Municipalidad a su sabor y antojo, continúa sin resolver los problemas esenciales de la Ciudad de Guatemala:  El manejo de la basura y desechos sólidos, que convierten al Municipio de Guatemala en el mayor contaminador del Lago de Amatitlán y no le importa a nadie; tenemos un basurero en plena ciudad de Guatemala en zona 3 y no existen visos de establecer un verdadero sistema de recolección y tratamiento de la basura.  El agua en la Ciudad de Guatemala escasea y la Municipalidad, pese a tener una Empresa Municipal de Agua continúa con políticas de los años sesenta sin manejo sustentable de ninguna naturaleza y agotando los mantos acuíferos. 

En relación al transporte y el tráfico en la Ciudad de Guatemala salta a la vista la ineptitud, todas las administraciones municipales desde Álvaro Arzú en su primera alcaldía hasta el actual Ricardo Quiñonez.  La Ciudad de Guatemala no ha sido capaz de crear un sistema adecuado de transporte, ni siquiera podemos soñar con líneas de metro, que ya hay en Ciudad de Panamá y seguramente otras ciudades centroamericanas van a tener, pero los ciudadanos de la capital de Guatemala no podemos pensar en que un día tengamos un medio de transporte adecuado.  Tener más de treinta años la administración municipal sin solucionar un problema del transporte es una vergüenza para este grupo que ha administrado la Municipalidad y que se ha gastado a manos llenas millones de quetzales en subsidios y planes de segunda categoría con un continúo fracaso en estas áreas.  El trafico de la ciudad de Guatemala es vergonzoso, atravesar la ciudad capital de oriente hacia occidente puede tomarnos al menos de dos horas si no es que más en un día normal de tráfico.  ¿La solución de la Municipalidad? Supuestamente para descongestionar el tráfico ha sido la elaboración de sendos pasos a desnivel.  Los pasos a desnivel son un paliativo pero no solucionan la situación del trafico vehicular.  Aparte de ello contamos con una Municipalidad de Guatemala que construye pasos a desnivel selectivamente, no es donde se necesitan es dónde lo requieren los grupos de poder.  ¿Parece exagerado? No es así.  Basta con ver cuántos pasos a desnivel están construidos entre las zonas nueve, diez, quince, dieciséis para saberlo.  Hay pasos a desnivel para entradas a centros comerciales como Oakland Mall, Pradera, así como para retornar a otro centro comercial (Arkadia Shopping), solo en el Boulevard Vista Hermosa hay, al menos 4 pasos a desnivel y podemos seguir mencionando otros, pero no es ese el asunto.  El problema con la Municipalidad de Guatemala es que le sale beneficioso el hacer pasos a desnivel, quien sabe como y quienes lo construyen.  Pero si se hubiese sumado todo el costo de tanto paso a desnivel que tenemos en la ciudad y muchos de ellos no tan necesarios, seguramente ya tuviéramos en 30 años de administración municipal al menos dos periféricos completos que circundaran la ciudad de Guatemala y que ayudarían a que el tráfico que viene de sur, norte, oriente y occidente no circule innecesariamente en la ciudad ya que la circundarían, pero como ni siquiera el famoso Anillo Periférico es realmente un anillo, porque esta incompleto, allí tenemos la respuesta de “TU MUNI” a este tipo de problemas y podemos seguir contando.

A veces pueda ser que la ineptitud, estupidez, voracidad y corrupción de los funcionarios públicos nos puedan segar a ver que el arte es eso, arte; y que no podemos dejar de apreciar cuando una obra de arte se ha elaborado sin influencia de ninguna índole.  En el paso a desnivel “La Marimba” en Zona 15, la artista Mónica Torrebiarte quien realizó la obra que aparece en el viaducto, pero creo que ha sido vilipendiada de una forma injusta para alguien que ha plasmado una obra de arte que dice mucho pero que, ahora mismo en las redes sociales a nadie le importa, porque vemos tanta corrupción, que cerramos los ojos al arte.  La frase “Todos somos Guatemala, Guatemala somos todos”, fue escrita en sistema Braile, en caracteres grandes a lo largo del paso a desnivel, utilizando materiales no convencionales que muchas veces se utilizan para hacer túmulos para frenar el paso de vehículos.

Tuve ocasión de leer en redes sociales como algunos burlonamente escribían frases como “Ningún ciego va a poder leerlo porque los caracteres son grandes”, “ Es ridículo cómo gastan el dinero”, “ Y para qué escribieron eso si nadie lo entiende” y otras frases más.  Sin embargo, no cabe duda que la artista plasmó a través del arte precisamente un problema serio en Guatemala y es que no estamos conscientes de que en nuestro país hay personas con capacidades diferentes, hay no videntes que están allí y que al igual que nosotros que no entendemos ni podemos leer en sistema Braile, ellos no pueden leer todos los rótulos que hay en nuestra ciudad, nosotros al ver un solo rótulo escrito en un pasó a desnivel no podemos leerlo ni entenderlo; lo que pone en evidencia la falta de solidaridad nacional hacía las personas con capacidades diferentes a quienes nadie les pone atención.  Y así, como en el pasado la Diputada al Congreso de la República por el partido CREO, Ana Cristina Guerrero, criticó públicamente en Twitter las guías que se encuentran en banquetas en zona 10 para que los no videntes puedan conducirse correctamente y sin salirse de la banqueta pero que para la citada Diputada seguramente estaban allí para que no se camine con tacones, absurdo pensamiento que muchos guatemaltecos tienen porque no están conscientes de los problemas que la ceguera puede dar.  En Guatemala los niños no van al oftalmólogo y el Gobierno de la República le vale literalmente un comino que esto suceda, prefieren gastar millones de dinero en pactos sindicales para ganar gobernabilidad, que el Ministerio de Educación realice jornadas en las escuelas para verificar si hay perfecta visibilidad de los niños en edad escolar.  Conozco muy de cerca un caso de una niña, quien fue inscrita en primero primaria para estudiar, sin embargo tenía mucho dolor de cabeza al ir a clases, sus padres resolvieron la situación con la siguiente sentencia “ Si le duele la cabeza al ir a la escuela, seguramente no esta apta para estudiar, lo que se debe hacer es sacarla de la escuela”.  Demás está indicar que esta persona, adulto mayor ahora, no sabe leer y escribir.  El ejemplo puede ser desastroso pero estoy seguro que no es el único.

El arte debemos apreciarlo, saber que marcan problemas sociales, vivencias y también reivindican aspectos que de otra manera quedarían en el olvido.  No debemos dejarlo a lado, aun cuando la corrupción se encuentre en su mayor apogeo, sino debemos apoyarlo y exaltarlo.  No podría pensar qué hubiese pasado si por la corrupción del papado que a la postre algunos de ellos fueron su mecenas, Miguel Ángel no hubiere pintado la Capilla Sixtina.  Lo cierto es que el arte, no debe confundírsele con la corrupción.  A los corruptos llamémosle por sus nombres, pero al artista debe respetársele y apoyársele.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: